Sobre el "lenguaje glíglico"

From: Valeria
Sent: Domingo 31 de Marzo de 2002 09:44 PM
Estimado Profesor:
Quisiera saber, acerca de la modalidad de escritura "gliglico", si me puede explicar el primer párrafo del capitulo 68 de Rayuela, de Julio Cortázar (pp. 57-61). Debo transcribir las palabras NOEMA, HIDROMURIAS, AMBONIOS y SUSTALOS al lenguaje cotidiano.
Le agradeceré si puede ayudarme, debido a que tengo que realizar un trabajo muy importante para mi ocupación. Gracias.

Estimada Valeria:
En la página "Artículos de Conrado De Lucia" encontrará el artículo "Lenguajes musicales: glíglico, jitanjáforas", que escribí a pedido de otro visitante.
En un sentido general, el capítulo 68 describe el encuentro físico de una pareja de amantes, de una manera elíptica y jovial, y en un tono amablemente pícaro.
Los términos sin sentido que emplea Cortázar permiten que cada lector les atribuya un significado personal, originado en sus propios recuerdos, imágenes y experiencias.
Es un ejemplo extremo del recurso literario que consiste en sugerir y crear un clima en vez de describir en detalle. Al completar el significado con sus propios pensamientos, el lector participa más intensamente de la situación. Se sugiere más de lo que se dice, para producir un efecto mayor a partir de la carga emocional que aporta el propio lector. El cine de suspenso y el de terror utilizan este mismo recurso en forma visual, y dejan librado a la imaginación del espectador el atribuirles significado a la imágenes.
La frase inicial del capítulo 68 dice: "Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes."
Una transcripción libre de lo que sugiere el texto podría ser: "Apenas él le rozaba la piel, ella sentía que le hervía la sangre, y pronto caían en un vértigo de besos, de caricias frenéticas y suspiros apasionados."
Como se ve, no tiene sentido el atribuirles significado preciso a palabras como "noema", "hidromurias", "ambonios", "sustalos", ya que extraidas de su contexto pasan a ser construcciones arbitrarias. En realidad el lector no sustituye uno a uno los términos, sino que percibe el significado de la frase de un modo personal e inexpresable.
Haciendo una proyección inconsciente, algún otro lector podría interpretar: "Apenas él le sacaba el tema, a ella se le llenaba el alma de furia, y caían en una discusión llena de frases hirientes y acusaciones recíprocas." Obviamente, esta interpretación le atribuye un sentido que está fuera del contexto del capítulo. Del mismo modo, un capítulo se puede analizar al margen del significado general de la novela, pero sólo para estudiar sus recursos literarios.

                                                  Volver a Mensajes recibidos 
                                                   Volver a la Página principal