"La cambicha" se apodaba el almacén y despacho de bebidas de Tufik El Alabí y su esposa doña Leonor Jacinto, ambos de origen libanés. A la derecha se ve el patio, donde hubo dos canchas de bochas, y unas piezas de alquiler al fondo. Sobre la otra ala de la esquina, contiguas al salón del bar en el que otro "turco" levantaba quiniela, había una panadería y una mercería, atendidas por la misma familia. El conjunto era conocido risueñamente como "Galerías Tofi" (como pronunciaban en el barrio el nombre del dueño) No existía una separación clara de los sectores para los clientes y para la familia: Se podía pedir una copa en el mostrador, e ir al patio a ver jugar a las bochas atravesando la cocina, donde doña Leonor hacía sus quehaceres mientras conversaba tomando mate con algún otro parroquiano. En la vereda y en el patio jugaban los pibes del barrio, y el viejo Tofi, en camiseta y pantuflas, contemplaba filosóficamente la vida sentado en el escalón de la puerta de la esquina.

Volver