El ciruja

Letra de Alfredo Marino.
Musica de Ernesto de la Cruz.
Compuesto en 1926.
Grabado por Carlos Gardel en 1926, por Ignacio Corsini en 1927, y
posteriormente por Edmundo Rivero y Julio Sosa, entre otros.


Como con bronca y junando                  (La mirada esquiva y la expresión hosca
de rabo de ojo a un costado,                  pintan al hombre que recién sale de la
sus pasos ha encaminado                        cárcel.)
derecho pa'l arrabal.

Lo lleva el presentimiento                        (Se va acercando al que fue su humilde
de que en aquel potrerito                         hogar, y presiente que no va a
no existe ya el bulincito                            encontrar nada de su pasado.)
que fue su único ideal.

Recordaba aquellas horas de garufa           (Evoca la época en que
cuando minga de laburo se pasaba,             holgazaneaba, robaba
meta punga, al codillo escolaseaba              billeteras, jugaba a los naipes
y en los burros se ligaba un metejon.           e iba al hipódromo.)

Cuando no era tan junao por los tiras           (Cuando la policía no lo tenía
la lanceaba sin temer el manyamiento,           tan identificado robaba billeteras,
una mina le solfeaba todo el vento                 pero la mujer a quien quería
y jugo con su pasión.                                    le hacía darle todo el dinero .)

Era un mosaico diquero                      (Era una chica de linda apariencia, que juntaba
que yugaba de quemera,                     en la quema de basura cosas vendibles.)
hija de una curandera,                        (Su madre vivía de curar el empacho y el mal
mechera de profesion.                         de ojo, de robar en las tiendas.)

Pero vivia engrupida                           (Un proxeneta vividor la tenía engañada,
de un cafiolo vidalita y                         ella lo mantenía con el dinero que le
y le pasaba la guita                              sacaba a su enamorado.)
que le chacaba al matón.

Frente a frente dando muestra de coraje                (Un día las circunstancias
los dos guapos se trenzaron en el bajo,                  enfrentaron a los dos hombres,
y el ciruja, que era listo para el tajo,                       y el protagonista, diestro con
al cafiolo le cobro caro su amor.                            el cuchillo, mató al rufián.)

Hoy ya libre 'e la gayola y sin la mina                      (Cumplida la pena de cárcel,
campaneando un cacho 'e sol en la vedera,              sólo, con la humilde paz de
piensa un rato en el amor de la quemera                  estar al sol, evoca con tristeza
y solloza en su dolor.                                              a la mujer que amaba.)

 

Volver a la página principal