Chamuyando tangos
por el doctor Eduardo Giorlandini

Naipe Marcado


A propósito de algunas letras tangueras y más todavía de ciertos poemas lunfardos o lunfardescos, lamentablemente no tan conocidos porque no se incorporaron a los tangos y se quedaron como criaturas abandonadas -como los tangos de Malena- hoy traigo la evocación del naipe, en nuestra poemática popular.
Naipe, carta o baraja, presente en la literatura gauchesca, como formando parte de nuestras costumbres, de nuestro folclore y de nuestras tradiciones. Solamente por comentar lo más representativo, don José Hernández puso en boca de Martín Fierro:

"Me había ejercitao al naipe,
el juego era mi carrera".

Asimismo, en esta obra nacional quedó escrita la palabra barajar que es mezclar los naipes antes de ser repartidos y que también se acostumbra a usar ya sea para poner las cosas en orden y empezar de nuevo o para confundir entre sí personas, ideas o cosas, entremezclándolas. Como lo hace Picardía, en el mismo Martín Fierro, entreverando o mezclando las palabras.
En el tango "Barajando", que tiene música de Nicolás Vaccaro, Eduardo Méndez escribió:

"Con las cartas de la vida por mitad bien marquilladas
´Como guillan los malandras carpeteros de cartel.
Mi experiencia timbalera y las 30 bien fajadas
Me largué por esos barrios a encarnar el espinel".

Creo que la palabra marquilladas es una creación del letrista, pero tiene raíz española, porque "marquilla" es el diminutivo de "marca", de manera que aquí se trata de barajas o naipes marcados, utilizados por los fulleros.
Hace bastante tiempo comencé a revisar obras lunfardas para ubicar esta palabra, "fullero", cuyo significado conocía pero quería indagar el alcance que le asignaban los autores, y descubrí que no es lunfardismo. Es un vocablo bien español. "Fullero" es el que hace trampa en el juego; una de las maneras es marcar el naipe.
Siendo tan antiguos los juegos de naipes y los tramposos en el juego y tratándose de una palabra española no debe extrañarnos, entonces, que la hayan utilizado Quevedo y Lope de Vega.
Así que el naipe marcado sirve para hacer trampa en el juego de barajas. Pero sucede que "naipe marcado" pasó a ser con el tiempo persona conocida, o cosa conocida, dado que el que se precie de canchero en las cosas humanas, no puede desconocer cuándo el naipe está marcado, o cuando se trata de su equivalente, que es cartón junado, carta descubierta o individuo descubierto en el ejercicio de la trampa, la picardía o el mal comportamiento en la vida social.
Recordamos la letra del tango "Naipe Marcado":

"Pero yo sé que vos
no aguantarás el tren;
'Naipe Marcado'
cuando ya es junado
tiene que rajar".

Es el consejo de oro del tango, uno de los consejos reos para el que pasó a ser naipe marcado, en el barrio o en la comunidad. Pero aquí, en la letra del tango "Naipe marcado" se refiere al tango. El tango había llenado todos los ámbitos de la ciudad de Buenos Aires: los barrios y el centro, boliches, cafetines, lugares de baile y diversión. En las calles famosas del centro porteño: en Florida o en Corrientes, las dos mencionadas en la letra. Calle Corrientes, como dijo Horacio Ferrer:

"Calle porteña, identificada a través de casi un siglo, con el fervor, los temas, los hombres, el
sonido, el clima y el paisaje nocturno del tango".

Pero en un tiempo, que evocó Angel Greco, en la letra y música de "Naipe Marcado", sucedió que el tango iba desapareciendo de esos escenarios:

"¿Dónde te fuiste tango
que te busco siempre
y no te puedo 'hayar'?
Te juro por mi vieja
que si no te encuentro
me pongo a 'yorar'.
Fui por Florida ayer
y por Corrientes hoy;
me han informado
que te habías piantado
con tu bandoneón".

Volver a la página principal