Alvarez y Portantiero: "Sin excusas", pero con desinformación

En el libro Sin excusas, tanto el ex-Vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez como el periodista Joaquín Morales Solá se refieren a la fórmula de la Alianza como la primera coalición de gobierno en nuestra histroria política.

En el mismo error incurre Juan Carlos Portantiero en la entrevista que le efectuara el periodista Oscar Raúl Cardoso, publicada bajo el título "Después del 27, el peligro mayor es la ingobernabilidad" en la edición de diario Clarín del 20 de abril. En esa entrevista Portantiero expresó "… La cultura de las coaliciones es débil en la Argentina, y cuando hizo su primera experiencia exitosa en las urnas terminó en un fracaso institucional…"

La primera coalición de gobierno fue la de la Concordancia -constituída por conservadores, radicales antipersonalistas y socialistas independientes- que sostuvo en 1932 la candidatura de Agustín P. Justo - Julio A. Roca (h).

A esa primera coalición le siguió -ya sin la participación de los socialistas independientes- la que sostuvo en 1938 la fórmula Roberto M. Ortiz - Ramón S. Castillo, que continuó en 1942 cuando Castillo asumió la primera magistratura por renuncia de Ortiz.

La diferencia fundamental entre las tres primeras coaliciones respecto a la de la Alianza es que aquéllas fueron coaliciones electorales y coaliciones de gobierno mientras que la Alianza fue sólo una coalición electoral.

Independientemente de los cuestionamientos a la legitimidad de su origen y a las acusaciones de fraudes electorales cometidos durante su mandato, cabe reconocer que la gestión de Justo fue exitosa. La historia no se ha pronunciado aún respecto a los gobiernos de Ortiz y de Castillo, pero aquél intentó sanear las prácticas electorales y a éste se debe la creación de Fabricaciones Militares y de la Flota Mercante Argentina.

Por el contrario, la coalición Fernando De la Rúa-Carlos Alvarez fue un rotundo fracaso que llevó al país al desastre.

Carlos A. Manus
Abril 2003

Volver a la página principal