Aníbal Arias

 Aníbal Arias nació en el barrio de Villa Devoto el 20 de julio de 1922. Músico nato, aprendió a tocar la guitarra a los cuatro años influenciado por su padre, que fue guitarrista y cantor e integrante del conjunto Acosta-Villafañe.

A los nueve años integró conjuntos juveniles, y con sus hermanos y primos formó el grupo "Los Catamarqueñitos" donde hacía dúo con su hermana Amanda. A los diez años emprendió sus estudios de guitarra con Pedro Ramírez Sánchez (Buenos Aires 1885/1959), profesor y colega de su padre. Don Pedro fue su maestro, amigo y consejero de su futura actuación profesional.

                

Hasta los dieciocho años transitó las prestigiosas escuelas guitarristas de Sagreras, Sinópoli, Legnani, Sor, Carulli, Aguado, Coste y Tárrega, lo que le confirió una sólida formación técnica e interpretativa. Posteriormente continuó estudiando y perfeccionando la técnica del instrumento y fue, a partir de entonces, un verdadero autodidacta.

A partir de 1940, Arias inició una serie de recitales de música clásica, pero su elección recayó sobre la música popular argentina, género en el que ha desarrollado una brillante trayectoria. Ha intervenido esporádicamente en la música folklórica con Los Arrieros Cuyanos, Virginia Vera, dúo Vera-Molina, Alberto Castelar, Rogelio Araya, Hilda Vivar, Waldo Belloso, dúo Moreno-Sallago, Ramona Galarza, Julia Vidal, Hermanas Berón, Hugo del Valle, dúo Llamas-Barroso, Hermanos Barroso.

Su primera actuación profesional en el tango se inicia en 1940 acompañando a Angel Reco, un cantor del barrio de Mataderos, con el que recorrió numerosos lugares de la Capital y del Gran Buenos Aires. En 1949 integró el cuarteto de guitarras de Alberto Ortiz actuando en "La Querencia" (Avenida de Mayo 870, Buenos Aires) donde acompañó a todos los cantores que desfilaron por ese tradicional escenario.

En 1953 formó parte del conjunto de guitarrras que durante cuatro años acompañó a Héctor Mauré, y también actuó como solista en salas cinematográficas. Integró el cuarteto "A puro tango" de Miguel Nijensohn, "Los Solistas" de Jorge Carreras, un trío con Osvaldo Tarantino y Osvaldo Risso y participó de los cuartetos de Enrique Alessio, Jorge Dragone, Armando Pontier, Héctor Stamponi, Luis Stazzo, Eduardo Ferri, Celso Amato, Francisco Grillo, Osvaldo Piro, José Libertella y, a partir de 1969 y hasta 1975, el de Aníbal Troilo.

Además de a Héctor Mauré, Arias acompañó a innumerables cantantes: Osvaldo Alonso, Libertad Lamarque, Azucena Maizani, Olga Cabrera, Raúl Berón, Carlos Acuña, Tania, Angel Cárdenas, Roberto Rufino, Julio Sosa, Floreal Ruiz, Edmundo Rivero, Roberto Goyeneche, Enzo Valentino, Néstor Fabián, Violeta Rivas, Alberto Morán, Jorge Sobral, Jorge Casal, Argentino Ledesma, Susana Rinaldi.

Desde 1980 es solista de la Orquesta de Tango de Buenos Aires y fundador de la Escuela de Música Popular dependiente de la Secretaría de Cultura de la provincia de Buenos Aires donde es profesor titular de las cátedras de Historia del Tango y Guitarra Tango.

En 1985, la Asociación Gardeliana le confirió la "Orden del Porteño"; en 1986, el Centro Cultural del Tango le otorgó el "Gardel de Oro"; y en 1987, la Casa del Tango de Buenos Aires lo distinguió con el premio "Fundación Casa del Tango". Es miembro titular de la Academia Nacional del Tango y de la Academia Argentina de Música.

Además de sus giras por el interior del país, actuó en el extranjero integrando el cuarteto de Aníbal Troilo (Washington DC, 1972), con Susana Rinaldi (Olympia de París, 1977; Teatro de la Comedia, Madrid 1979; Teatro de la Ville, París, 1979), con la orquesta de Osvaldo Piro (Brasil, 1978), con la orquesta de Carlos García (Japón, 1980, 1993, 1995 y 1997), con el Sexteto Mayor (Miami, Washington DC y Frankfurt, 1996), con la Orquesta de Tango de la Ciudad de Buenos Aires (Latinoamérica, 1997) e integrando el dúo Aníbal Arias-Osvaldo Montes (Smithsonian Institute, Washington DC, 1999 y Japón 1999).

                                                                                                                 Carlos A. Manus                              
                                                                                                                     Agosto 2006

                                                                   Volver a Artículos de Carlos A. Manus
                                                                                                   Volver a la Página Principal