Sobre la cábala y los cabuleros

From: Yesica Alegre
Sent: Viernes 11 de Octubre de 2002 17:00
Me gustaría que hablara en su programa radial, o que escribiera sobre la cábala. Sé que es muy poca la informacion que existe, por lo que le agradeceria muchisimo si pudiera comentar algo acerca de este tema.
Muchas gracias.

   Estimada Yesica:
   Es poco lo que conozco acerca de la cábala. Como lo comenté por radio en "Terapia Tanguera", el término hebreo significa "tradición", y se refiere a los textos, mantenidos más o menos en reserva, que explicaban y determinaban el sentido de los libros del Antiguo Testamento. De allí derivó a una especie de arte adivinatorio supersticioso que era practicado por el pueblo judío para descubrir el sentido de las palabras de la Biblia por medio de combinaciones y transposiciones de letras, anagramas, siglas y cálculos numéricos.
   Se considera a esta práctica el fundamento de las así llamadas "ciencias ocultas", tales como la adivinación del futuro, ya sea evocando a los muertos –la nigromancia–, analizando la trayectoria o posición de los astros –la astrología–, efectuando combinaciones de cifras –la numerología– o recurriendo a cualquier otro signo material o visible que pueda vincularse con lo no material o no visible para deducir de allí todo tipo de "conocimientos", utilizados especialmente para eliminar la incertidumbre acerca de los acontecimiento futuros..
   Si bien existen eruditos que indagan en la cábala como un hecho que es parte de la cultura universal, carece de sentido para quienes somos legos en la materia el desarrollar un interés malsano por estos temas, pues en ausencia de conocimientos sólidos y ponderados corremos el riesgo de adoptar una actitud supersticiosa y creernos en posesión de una sabiduría que en realidad es una triste forma de ignorancia.
   En la actualidad personas inescrupulosas han montado un inmenso y deshonesto negocio acerca de estos temas, con secciones habituales en publicaciones pretendidamente "especializadas", libros, conferencias y los inevitables falsos maestros que lucran con la curiosidad malsana de la gente.
   Existen, por cierto, muchas formas de curiosidad saludable: la de aquel que dedica buena parte de su tiempo al estudio de las ciencias, las artes, la historia o la filosofía, o simplemente a la lectura y la vivencia personal del Evangelio.
   Por ese camino no llegará a sentirse en posesión de conocimientos ocultos ni a experimentar la necia superioridad que suele embargar a los afectos a la numerología, la quiromancia o las cartas astrales. pero en cambio podrá ser una persona sensata y buena, alguien en quien se puede encontrar apoyo, comprensión y consuelo sin acudir a procedimientos esotéricos ni a fórmulas cabalísticas. En este sentido, cada uno es libre de elegir el camino que considera más valioso para su vida.
   Un significado popular del término "cábala" se refiere a los procedimientos y rituales que suelen emplearse para tratar de acertar en los juegos de azar. Posee cierta semejanza con "martingala",
que designa a un mecanismo o artimaña para aumentar las probabilidades de ganar, particularmente en el juego de la ruleta.
   Por extensión, "tener una cábala" se asimila a conocer un modo más o menos mágico de alcanzar un objetivo cualquiera.
   Con el subtítulo "Neotango", el bandoneonista y director Leopoldo Federico compuso, en colaboración con su pianista Manuel Ceferino Flores –primo de Celedonio Flores–, un hermoso tango instrumental al que denominaron "Cabulero", es decir, alguien que recurre a cábalas para orientar sus acciones, ya sea en los juegos de azar o en otras circunstancias de la vida.
   "Cabulero" ha sido grabado por la orquesta de Osvaldo Pugliese en el sello Philips, por la orquesta de Enrique Mario Francini en el sello RCAVictor, y por la orquesta de Leopoldo Federico en el CD "Tangos del Sur", editado por el sello Columbia..

                                                                                                                                 Conrado De Lucia
                                      
                                                     
Otros artículos de Conrado De Lucia
                                                           Volver a la Página Principal