Las calles porteñas

Con motivo de la reciente presentación de un proyecto de Mario (Pacho) O'Donnel proponiendo la designación de una arteria con el nombre de Juan Manuel de Rosas, cabe mencionar que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires –con referencia a la nomenclatura de las calles porteñas– está en deuda en el homenaje debido a los soldados de la Guerra de la Independencia que participaron en acciones bélicas perdidosas.

En actitud difícil de justificar, se pretende borrar de la memoria colectiva combates como los de Sipe-Sipe, Vilcapugio, Ayohuma, Huaqui, Rancagua y Cancha Rayada. No obstante su resultado adverso, esas acciones son parte de nuestra Guerra de la Independencia y en ellas dieron su vida soldados de nuestros ejércitos.

En cambio, mediante la avenida que lleva su nombre y la calle y el parque 3 de Febrero se ha triplicado la recordación de la batalla de Caseros.

Independientemente de la valoración que individualmente nos merezca el período de la Confederación Argentina, corresponde recordar que el resultado de esa batalla fue adverso al Ejército Nacional enfrentado contra una hueste sediciosa aliada con el ejército del Brasil, nuestro tradicional adversario en el ámbito continental.

Cabe también memorar que, concluída la lucha, el ejército brasileño desfiló triunfalmente por las calles de Buenos Aires maguer la frase de Sarmiento "La bandera celeste y blanca –¡Dios sea loado!– no ha sido atada jamás al carro triunfal de ningún vencedor de la tierra".
                                                                                                                           Carlos A. Manus
                                                                                                                                Marzo 2003

                                                                             Volver a Artículos de Carlos Manus
                                                                                    Volver a la Página Principal