Carnaval y tango  

      En la antigua Roma se rendía culto a Momo, dios de la     locura y de las burlas, que con sus bromas, ocurrencias,     críticas sarcásticas y mímica grotesca divertía a los dioses     que moraban en el Olimpo.
       Se lo representaba enmascarado y vestido de arlequín,     acompañando sus manifestaciones con un rústico palo     terminado en una cabeza de muñeco, símbolo de la     locura. Por aquello que "de poeta y de loco, todos     tenemos un poco" no es de extrañar, entonces, que el     dios Momo fuera considerado protector de escritores y     poetas.
                             

   Durante el Virreinato del Río de la Plata, los festejos del carnaval se alternaron entre autorizaciones y prohibiciones. Retomando el enjundioso estudio Breve Historia del Carnaval Porteño de Enrique Horacio Puccia (Cuadernos de Buenos Aires XLVI, MCBA, 1974), Cristina Ambrosini destaca la cualidad del carnaval de haber sido desde hace siglos "una historia de prohibiciones y censuras, primero en decretos de virreyes, y luego de dictadores".

    El ya clásico trabajo de Puccia fue publicado también por la Academia Porteña del Lunfardo (Buenos Aires, 2000) con el título Historia del Carnaval Porteño. En el capítulo XV, "La ciudad canta al carnaval", entre tangos, valses, milongas, candombes, shimmys, pasodobles y marchas, se mencionan los nombres y los autores de más de 80 composiciones dedicadas al carnaval, de las cuales he seleccionado las siguientes:

   Avlis, seudónimo de Erasmo Silva Cabrera, es el autor de la letra de "Esta noche en Buenos Aires" en cuyos versos dice:

Almanaque alegre, signos de colores,
noches bulliciosas, Carnaval sonriente,
hoy se olvidará de su dolor la gente
risa y cascabel habrá en sus corazones…
……….
¡Esta noche en Buenos Aires!…
¿Quién de mí se acordará
si el alegre Carnaval
ha de llevársela al baile?
¡Esta noche en Buenos Aires!…
Papelitos de color
aunque no quiera olvidarme
cubrirán su corazón…

   En "Cascabelito", dice Juan Andrés Caruso:

Entre la loca alegría
volvamos a darnos cita
misteriosa mascarita
de aquel loco Carnaval…

   Emilio Fresedo canta en "Siempre es Carnaval":

…Y siempre es Carnaval.
Van cayendo serpentinas,
unas gruesas y otras finas
que nos hacen tambalear.
Y cuando en tu disfraz
la careta queda ausente
en tu cara de inocente,
todo el año es Carnaval.
¡Y viva el Carnaval!
Vos ves siempre lucecitas,
sos la eterna mascarita
que gozás con engañar...


   Tres tangos dedicó Francisco García Jiménez a las carnestolendas. En "Carnaval" dice:

…¡Qué progresos has hecho, pebeta!
Te cambiaste por seda el percal…
Disfrazada de rica estás papa,
Lo mejor que yo vi en Carnaval…

   En "Siga el corso" canta:

… Cruza del palco hasta el coche
la serpentina
nerviosa y fina;
como un pintoresco broche
sobre la noche
del Carnaval
……............
¡Sacate el antifaz!
¡Te quiero conocer!
Tus ojos, por el corso,
va buscando mi ansiedad.
¡Tu risa me hace mal,
mostrate como sos!
¡Detrás de tus desvíos
todo el año es Carnaval!…
……............
Bajo los chuscos carteles
pasan los fieles del dios jocundo,
y le va prendiendo al mundo
sus cascabeles el Carnaval.

   Y en "Otra vez Carnaval" dice:

En los ojos llevaba la noche,
y el amor en la boca…
Carnaval, en su coche,
la paseaba triunfal.
……..
Otra vez Carnaval,
en tu noche me cita
la misma bonita
y audaz mascarita…
Otra vez Carnaval,
otra vez, como ayer,
sus locos amores
le vuelvo a creer.
Y acaso la llore
mañana otra vez…

   En "Abuelita Dominga" (o "Rosa Morena"), nos dice Héctor Pedro Blomberg:

Abuelita Dominga era muy vieja
y vivía en el barrio de los candombes.
Del Carnaval de Rosas no se olvidaba
al cantar esta copla roja de amores…


   Canta Emilio Falero en "Pobre colombina":

La fiesta está en su apogeo,
la eterna faz se quebranta…
Las mascaritas sus voces levantan,
el dios Momo canta,
ríe el dios Orfeo…

   En "Después del Carnaval" dice José Amuchástegui Keen:

Se fueron las horas de algarabía
que Momo brindara con alegría;
callaron las risas de Colombina,
Pierrot agoniza entre serpentinas.
Murió Carnaval, y su cortejo
de alegre y loca bullanguería,
cornetas y gritos, se escucha lejos,
vibrando las almas al recordar.
………
Mas el encanto de aquellas horas
al morir Momo se disipó,
y con mi dolor, a solas,
lloré la muerte de mi ilusión…

   Afner Mauricio Gatti canta en "Serpentinas de esperanza":

Esta noche, bajo el arco de la vida,
va paseando su locura el Carnaval;
suena el mundo la corneta de su risa
y se ha puesto una careta de bondad
Ataviada con su luz de piedras falsas
pasa alegre y sugestiva la ilusión,
enredando serpentinas de esperanza
en la tierna mandolina de un pierrot.
……..
Con mis versos tiraré papel picado
para que se haga menos triste nuestro adiós,
porque aún el Carnaval no ha terminado
y prosigue en el alma de los dos.

                                                                                                                 Carlos A. Manus
                                                                                                                       Abril 2006
                                                      Volver a Artículos de Carlos A. Manus
                                                             Volver a la Página Principal