Discepolo

Hoy, 23 de marzo, se cumple el centenario del nacimiento de Enrique Santos Discepolo.
En homenaje al juglar de las esquinas porteñas -como acertadamente lo llamó Norberto Galasso-
cabe recordar que su tango Cambalache tuvo el singular privilegio de ser prohibido por las
dictaduras militares desde la de 1943 en adelante. Su letra, mordaz acusación a la corrupción
e impunidad de la "década infame", es tan actual hoy como en 1935.

La neutralidad favorable a los países del Eje mantenida por el presidente Ramón S. Castillo
prohibió en 1943 la exhibición de la película El fin de la noche, protagonizada por Libertad
Lamarque y Juan José Míguez con dirección de Alberto de Zavalía, ambientada en un país que
padecía la invasión nazi y en la que Libertad interpretaba el tango Uno. Esa película pudo ser estrenada después del golpe de palacio del 4 de junio.

Los tangos de Discepolo sufrieron los efectos de la moralina impuesta por esa sedición. El ministro
de Educación, Gustavo Martínez Zuviría (Hugo Wast), creó una comisión presidida por monseñor Gustavo Franceschi encargada de salvaguardar la pureza del idioma que arremetió contra los tangos prohibiendo el voceo y el uso de términos lunfardos.

Los autores de los tangos prohibidos debieron cambiar de urgencia los términos "ofensivos" para adaptarlos a la mojigatería de esos puristas, lo que dio lugar a títulos y palabras que, por ridículos, alteraban el sentido de las letras que terminaban siendo una parodia del tango.

En 1949, Discepolo y otros autores entrevistaron al presidente Juan D. Perón, a quien convencieron que esa prohibición afectaba sus fuentes de trabajo, logrando la derogación de esa arbitraria medida.

La relación de Discepolo con Perón dio origen a Mordisquito, el personaje que en la audición
"Pienso y digo lo que pienso "dialogaba con un opositor imaginario al gobierno, y que fue un extraordinario suceso radial. Perón manifestó que su reelección en las elecciones del 11 de
noviembre de 1951 se debía al voto de las mujeres y a Mordisquito.

Como consecuencia de su voluntaria e incondicional adhesión a Perón, Discepolo sufrió el odio
y el desprecio de los artistas opositores al régimen.

Mejor suerte corrieron Francisco García Jiménez y Anselmo Aieta que, poco después del cuartelazo del 6 de septiembre de 1930, y en servil pleitesía al mismo, compusieron el tango Viva la Patria, ripiosa adulonería afortunadamente (para sus autores) olvidada por el público.

                                                                                                                                       Carlos A. Manus
                                                                                                                                        Marzo 23, 2001
                                                                      Volver a Artículos de Carlos Manus 
                                                                           Volver a la página principal