DECLARACION conjunta de la Asociación de Abogados de Buenos Aires, la Asociación de Abogados Laboralistas y la Asociación Americana de Juristas

IRAK Y EL DERECHO

El riesgo cierto de una guerra de consecuencias inimaginables coloca a los abogados en la necesidad de hacer su aporte a la lucha por la paz desde el campo del derecho.
El acuerdo entre varios jefes de Estado para lanzar una "guerra preventiva" contra Irak -al margen del derecho internacional- es una asociación ilícita. Las características y magnitud de la acción bélica que se prepara, sintetizada con la fórmula "shock and awe" proveniente del Pentágono (golpe fulminante y pavor), corresponden a crímenes de guerra y de lesa humanidad:
a) El lanzamiento en las 48 horas iniciales del ataque de 800 misiles sobre territorio iraquí es el
"shock";
b) Lo que verán los generales iraquíes al concluir el ataque es "awe": "todas sus divisiones destruídas, y la Ciudad también"…"No habrá en Bagdad lugar seguro".
Son crímenes de guerra, entre otros, " el ataque lanzado a sabiendas de que causará pérdida de vidas, lesiones a civiles o daños a objetos de carácter civil, o daños extensos, duraderos y graves al medio natural…", "emplear armas, proyectiles, materiales y métodos de guerra que, por su propia naturaleza…surtan efectos indiscriminados en violación del derecho humanitario internacional de los conflictos armados", o "destruir bienes y apropiarse de ellos de manera no justificada por necesidades militares, a gran escala, ilícita y arbitrariamente".
Son crímenes de lesa humanidad, entre otros, "los ataques generalizados o sistemáticos contra una población civil" cometidos "según la política de un Estado". En similares ataques anteriores (guerras del Golfo y de Kosovo) los mismos agresores presentaron como "daños colaterales" los ocasionados a población y objetivos civiles durante ataques masivos. Pero el Estatuto del Tribunal Penal Internacional considera conducta intencional la de quien, "en relación con una consecuencia, se propone causarla o es consciente de que se producirá en el curso normal de los acontecimientos" (art. 30).
Resulta entonces -atendiendo a sus objetivos- que la asociación ilícita descripta ha sido concertada por jefes y altos funcionarios de varios Estados para cometer crímenes de lesa humanidad. En tal caso, su sola concertación es, en sí misma, un crimen de derecho internacional ya consumado (Fallo de la Cámara Federal Penal de la Capital sobre la Operación Cóndor, que por ello dispuso la prisión preventiva y/o pedido internacional de captura de los ex jefes de Estado Videla, Pinochet, Banzer y Stroessner).
Los altos funcionarios públicos que ahora preparan la guerra contra Irak deben ser juzgados con igual criterio y por los mismos delitos. El terrorismo internacional de uno o varios Estados no se legitima con el pretexto (real o falso) de combatir a otro terrorismo. El derecho de gentes es una barrera infranqueable en el seno de nuestra civilización.

Buenos Aires, Febrero 12 de 2003


Volver a la página principal