Fe de erratas no autorizada

   En el libro El final. Cómo dejan el gobierno los presidentes argentinos de Pablo Mendelevich, Ediciones B. Buenos Aires, 2010 se han deslizado los siguientes errores:

   En la página 30 (nota 6) se dice: "Roosevelt fue la excepción porque estaba en curso la Segunda Guerra Mundial y el argumento de su segunda reelección fue que no se debía cambiar de líder en el medio del conflicto.".
   Si ese fue el verdadero argumento, ¿porqué se realizaron elecciones?

   En la pág. 51 se dice: "... Alsina -quien en realidad tenía un impedimento constitucional, porque un vicepresidente no podía ser presidente en forma consecutiva".
   La Constitución vigente a la sazón no prohibía expresamente que el vicepresidente pudiera ser presidente en el período inmediato siguiente dado que, en ese caso, no se trataría de una reelección en sentido estricto. Así lo entendieron los dirigentes del Partido Demócrata Nacional cuando intentaron convencer a Ramón S. Castillo que integrara como candidato a presidente la fórmula de ese partido en las elecciones a realizarse en 1943. Si bien conforme a la Ley de Acefalía ejercía la presidencia por renuncia de Roberto M. Ortiz, Castiilo había sido elegido como vicepresidente.

   En la pág. 103 se dice: "Yrigoyen no sabía manejar el sable, pero en el duelo hirió a De la Torre en el mentón. Desde entonces, De la Torre siempre usó barba.".
   De la Torre usaba barba antes de ese duelo.

   En la pág. 105 se dice: "... esta especie de impureza de un movimiento que giraba en torno de una propuesta moral más que de un programa político y económico es la que abre el camino del antipersonalismo."
   El antipersonalismo surgió por la autocracia de Yrigoyen.

   En la pág. 121 se dice: "Una bandera blanca flameaba en el techo cuando automóviles y camiones cargados de civiles y militares penetraron por la plataforma de la Casa Rosada.".
   Lo que flameaba a guisa de bandera de parlamento no era una bandera blanca sino un mantel.

   En la pág. 126 se dice: "Así fue como el primer presidente de ese golpe, el general Arturo Rawson, se tuvo que sacar la banda presidencial dos días después de habérsela estrenado.".
   El general Rawson no llegó a jurar como presidente.

   En la pág. 130 se dice: "El general Agustín Pedro Justo fue ungido presidente por el voto popular y gobernó seis años..."
   El general Justo no fue ungido presidente por el voto popular sino por el fraude.

   En la pág. 133 se dice: "El Pacto Roca-Runciman fue firmado en Londres el 2 de mayo de 1933 por el vicepresidente Roca (h) y Walter Runciman, ministro de Comercio inglés.".
   Walter Runciman no era ministro sino presidente de la Cámara de Comercio.

   En la pág. 134 (nota 70) se dice: "La historia [se refiere al asesinato de Enzo Bordabehere] fue muy bien reconstruida en la película "Asesinato en el Senado de la Nación", de Juan José Jusid".
   Entre otros errores, en esa película se presenta a Roca (h) presidiendo el Senado cuando en esa sesión, por ausencia de Roca, la presidía el senador Antonio Santamarina.

   En la pág. 152 se dice: "... el 2 de agosto Perón introdujo en el gabinete, como ministro del Interior, al radical Hortensio Jazmín Quijano (quien luego sería su vicepresidente)..."
   El nombre correcto de Quijano era Juan Hortensio. Lo de Jazmín se lo endilgó Américo Ghioldi en La Vanguardia para ridicularizarlo. Como Quijano nunca se preocupó por desmentir ese infundio, el mismo fue repitiéndose inocentemente cada vez que se lo nombraba.

   En la pág. 194 se dice: "... Pinedo renunció a las dos semanas para dejarle el lugar a Alvaro Alsogaray, quien había sido el último ministro de Economía de Frondizi, impuesto por presiones militares.".
   El último ministro de Economía de Frondizi fue Roberto T. Alemann.

   En la pág. 301 se dice: "Los presidentes de facto (...) Guido (que si bien era civil fue puesto por las Fuerzas Armadas)". José María Guido no fue puesto por las FF.AA. Como Vicepresidente Primero del Senado, de acuerdo con la Ley de Acefalía, le correspondía asumir como Presidente ante la deposición de Arturo Frondizi.

   El libro analizado ha omitido mencionar, como se ha hecho con otros presidentes argentinos, la fecha del fallecimiento de Frondizi (18 de abril de 1995) y que sufría de Parkinson.
                                                                                                                                    Carlos A. Manus
                                                                                                                                       Mayo de 2010
                                                              Volver a Artículos de Carlos A. Manus
                                                                    Volver a la Página Principal