Nardo Zalko, historiador del tango

   Nardo Zalko, de padres lituanos, nació en el barrio San Cristóbal de Buenos Aires en 1941.  Estudió en el colegio “Manuel Belgrano” (Av. Belgrano y Pichincha).  Emigró a Israel en 1961 donde fue corresponsal del semanario uruguayo “Marcha”.  En 1967 combatió como paracaidista israelí en la Guerra de los Seis Días.  En 1970 volvió a emigrar “del kibbutz donde vivía se marchó a París”, como dijo Julio Nudler.  En la Ciudad Luz, donde vivió cuatro décadas, se reencontró con el tango y descubrió a Piazzolla.  Llegó a ser secretario de la Academia del Tango de Francia y redactor de su publicación.
  
   Desde 1979 trabajó en el servicio latinoamericano de la Agencia France Presse (AFP) del que fue director adjunto hasta su jubilación.  Luego de una estadía laboral en Cuba publicó en 1994 sus impresiones en el libro Crepúsculo en La Habana  (Editorial Catálogos, Buenos Aires).  En 1998 publicó en francés Un siècle de tango. París -  Buenos Aires (Éditions du Félin, París y en castellano en Ediciones Corregidor, Buenos Aires), donde cuenta la relación franco-argentina del tango y los lazos tejidos desde comienzos del siglo XX hasta nuestros días entre ambas capitales.  En 2001 publicó Le tango passion du corps et de l’espirit  (Éditions Milan, Toulouse) en el que dio un esbozo general sobre el tango: autores, compositores, orquestas, cine, bandoneón, etc.

   En Un siglo de tango incluye el apéndice “Tangos que evocan a París, a sus personajes, a sus barrios, a su lengua”, producto de su exhaustiva investigación en el que menciona los títulos más de doscientos tangos incluyendo  los nombres de sus autores.

   Fue miembro de la Academia Nacional del Lunfardo. José Gobello afirmó que “Zalko es el primero que ha investigado en serio la evolución del tango en París”.
  
   Nardo Zalko falleció en París el 2 de junio de 2011.


                                                                                                                                  Carlos Manus
                                                                                                                               Septiembre de 2011

                                                           Volver a Artículos de Carlos Manus
                                                                Volver a la Página Principal