Acerca de Federico Nietzsche

From: Keno
Sent: Jueves 16 de Noviembre de 2000 04:45 PM
Quisiera pedirle su opinion sobre la obra de Nietzsche.
Muchas Garcias.
Keno

Estimado Keno:

La obra de Federico Nietzsche es tan valiosa como difícil de estudiar y comprender.
Como todo escritor genial, Nietzsche posee un estilo cautivante. Pero es mucho más que un literato o un filósofo: es un profeta que se adelanta un siglo -según sus propias palabras- en la comprensión del devenir histórico. Si hubiera escrito cien años después, en nuestro siglo, hubiera sido considerado el más lúcido analista de nuestra época.

Thomas Mann, uno de los muchos estudiosos de su obra, dice en su ensayo Schopenhauer, Nietzsche, Freud (Barcelona, Bruguera, 1984): "Nietzsche, el pensador y escritor, ... fue una figura dotada de una complejidad y una riqueza culturales enormes, que constituían un resumen de todo lo europeo." (p.114)

Es frecuente intentar explicar -cuando no descalificar- a Nietzsche a partir de su enfermedad. Th. Mann reconoce que "su genio tiene también otro nombre, y ese nombre es: enfermedad" (p.118) Pero en seguida precisa: "Lo que importa es quien está enfermo: si un estúpido que no sobrepasa el nivel medio y en el cual la enfermedad carece ciertamente de todo aspecto espiritual y cultural, o un Nietzsche, un Dostoievski." (ibidem)

En el siglo pasado no existía el término "globalización". Como ejemplo de la visión profética de Nietzsche, escribía Th. Mann en 1947: "Hacia 1875 Nietzsche profetiza ... una alianza de los pueblos europeos. Habla de una administración mundial de la economía de la tierra, que es inminente e inevitable." (p.159) ... "Tiene completamente claro el surgimiento de Rusia como potencia mundial ... Todos ésos son resultados sorprendentes para una excursión por la política mundial emprendida por en espíritu a quien en el fondo le interesaba tan sólo la tarea de la cultura, consistente en engrendrar al filósofo, al artista y al santo. Anticipándose aproximadamente en un siglo, Nietzsche ve más o menos lo que los hombres de hoy estamos viendo. Pues ... cualquiera que sea el lugar y el lado hacia los que una sensibilidad tan enorme como ésa se vuelva y tantee, percibe lo nuevo, lo venidero, y lo anuncia." (p.160)

También se ha pretendido culpar a Nietzsche -que, en su carácter de profeta, las anunció- de las atrocidades del fascismo. Mann responde: "El fascismo queda completamente fuera de la imaginación de Nietzsche. El hecho de que la burguesía alemana confundiese la irrupción nazi con los sueños de Nietzsche acerca de la barbarie renovadora de la cultura, fue el más estúpido de los malentendidos. No diré nada del desprecio de Nietzsche por todo nacionalismo, de su odio al "Reich" y a la entontecedora política alemana del poder, no diré nada de su europeísmo, de su mofa del antisemitismo y la entera patraña racista". (p.157)

Thomas Mann no se engaña respecto de la naturaleza de la política de las potencias sedicentes democráticas que dominan el mundo a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial. A quienes ven en Nietzsche un inspirador del fascismo universal, les responde: "Nietzsche era en el fondo un hombre que estaba lejos de la política, un hombre inocentemente espiritual; pero, en cuanto sensibilísimo instrumento de expresión y de registro, ha percibido de antemano, con su filosofema del poder, el imperialismo ascendente y ha anunciado, como una aguja trémula y vibrátil, la época fascista de Occidente, en la cual estamos viviendo y en la cual seguiremos viviendo largo tiempo, a pesar de la victoria militar sobre el fascismo." (p.155)

Th. Mann escribió esto en 1947, y lejos de considerar superado definitivamente el totalitarismo nazi, profetiza de manera nietzscheana el nuevo fascismo del capital multinacional que se esconde bajo las apariencias de la democracia formal y somete a los pueblos a su arbitrio.


Volver a la página principal