Desde McLean (Virginia, EE.UU), el Lic. Carlos A. Manus
nos ha enviado la siguiente colaboración:


Salgán, "A fuego lento" de 85 velitas


El 15 de junio Horacio Salgán cumplió sus juveniles 85 años en plena actividad musical.

Salgán fue discípulo de Amelia Weygand en armonía, de Marcoli en contrapunto y de Vicente Scaramuzza, Raúl Spivak, Alejandro Borosky y de Pedro Rubeone en piano.

Comenzó tocando en cines y luego en conjuntos que no tuvieron mayor tracendencia. Después integró la legendaria orquesta de Roberto Firpo, cuando éste dejó el piano para empuñar la batuta, y los conjuntos del violinista Elvino Vardaro y del bandoneonista Juan Caló. También fue organista en Radio El Mundo.

Horacio Salgán formó su primer conjunto en 1944, el que se deshizo en 1947, y constituyó una nueva formación orquestal en 1950, la que permaneció hasta 1957.

Para la integración de sus conjuntos, don Horacio contó con los bandoneonistas Abelardo Alfonsín, Ernesto Baffa, Armando (Pajarito) Calderaro, Roberto Di Filippo, Leopoldo Federico, Marcos Madrigal, Juan Miguel (Toto) Rodríguez e Ismael Spitalnik, los violinistas Víctor Felice y Mauricio Mise y el contrabajista José Angel Alegre, entre otros destacados intrumentistas. Sus vocalistas fueron el injustamente olvidado Carlos Bermudes, Edmundo Rivero, Angel (Paya) Díaz, Horacio Deval y Roberto Goyeneche.

En 1957 Salgán se unió al guitarrista Ubaldo de Lío, fusión que sigue vigente. En 1960 organizó el Quinteto Real integrado originalmente por el mencionado De Lío, Enrique Mario Francini (violín), Pedro Laurenz (bandoneón) y Rafael Ferro (contrabajo). Durante su existencia se sucedieron cambios en sus integrantes: Ferro fue reemplazado por Enrique (Kicho) Díaz y éste por Omar Murtagh, Antonio Agri sustituyó a Francini, Laurenz fue reemplazado por Leopoldo Federico, a quien sucedió Néstor Marconi. Al ingresar Federico al conjunto, éste se rebautiza como Nuevo Quinteto Real, actualmente integrado por De Lío, Néstor Marconi (bandoneón), Oscar Guinta (contrabajo) y Hermes Peressini (violín) .

Horacio Salgán es autor de varias piezas inolvidables: "Del uno al cinco", su primer tango compuesto en 1935, "A fuego lento" (1953), "Grillito", "La llamo silbando", "Don Agustín Bardi", "Tango del eco", "Aquellos tangos camperos", "Motivo de vals" (con letra de Carlos Bahr), "Choro en fa sostenido", "A una mujer", "Homenaje a Pedro Laurenz".

Como arreglador, Salgán mejoró de manera superlativa la forma de interpretación y le dio al tango un "color" distinto, una manera que, sin perder su ritmo, lo dotó de una sensualidad inédita. Ha sabido ahondar en la pieza musical, desentrañar sus secretos, descubrir la intención del mensaje y, a partir de ahí, crear como un talentoso orfebre. Entre sus arreglos se destacan los efectuados a "Mala junta" (Julio de Caro, Pedro Laurenz), "Tierra querida" (Julio de Caro, Pedro Maffia), "Mi refugio" (Juan Carlos Cobián), "El Marne" (Eduardo Arolas) y "El choclo" (Angel Villoldo). Un arreglo cumbre es el que logró con el vals peruano "Las mirlas" de J. Martínez.

Como acertadamente dijera Luis Adolfo Sierra en su memorable libro Historia de la Orquesta Típica "Horacio Salgán es, sin duda alguna, una de las personalidades más importantes del tango moderno. Y cuando convergen el pianista, el compositor, el arreglador y el director en un mismo esfuerzo creativo, se logra la verdadera dimensión de este notable músico del tango".


                                                                        Carlos A. Manus
                                                                        Junio 2001


Volver a la página principal