El poeta no muere

El poeta se pierde en la bruma
y las musas sus rimas enrocan;
la Babel en sus versos provocan
y el poema sin estros se esfuma.

Se ha disuelto, como lo hace la espuma
de la ola que rompe en la roca;
¿se ha callado, sin numen, su boca?,
¿se ha quebrado por siempre su pluma?

El poeta no muere. Se apaga
en la vida, en amor, en sonrisas;
pero cuando restaura sus llagas

vuelve al ruedo sin pausa y sin prisa.
Y del fuego que en versos rimaba
todavía se encienden cenizas.

                                                    Tino Diez

 

                                                                Volver a la página de Tino Diez
                                                                   Volver a la Página Principal