Troesma
                                                 (A la memoria de don Osvaldo Pugliese)

                 Un piano de manos presas
                  junto a un clavel encarnado;
                  un pianista encarcelado
                  falta esta noche en la orquesta.

                  Pagó en días carcelarios
                  su lucha por mejor tiempo;
                  su delito fue pensar,
                  creer en sus propios sueños.

                  Escuálidamente fuerte,
                  miope, pero visionario,
                  empecinado en su suerte
                  fue Quijote sin descanso.

                 Y cabuleando despierto
                  nacieron notas de tango
                 que yumbearon en arreglos
                 justos, nuevos, libertados.

                 Jugando cinco rayuelas
                 esas notas fueron pájaros
                 de la pugliesiana escuela,
                 mezcla de barro y asfalto.

                 En julio, una noche de esas,
                 vistiendo un traje cruzado
                 con un clavel encarnado
                 faltó por siempre a la orquesta.

                                                 Tino Diez
                                                    12 de marzo de 2001

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                        Volver a la Página de Tino Diez
                                                                           Volver a la Página Principal