Invitación al hombre
                                                                 
                                                                                   (A un estudiante de filosofía)

  Que tu sangre
arda en las venas,
que en tu mente
jueguen las ideas,
que de tu cuerpo
brote el calor de la fatiga,
y que el sudor de tu piel
propague
la comprensión del sufrimiento,
el avance del pensar,
el avance del saber,
el avance del vivir.

Todo esto,
si logras hacer comprender
el temblor de admiración en una rosa,
en una espiga
en el vuelo de un pájaro,
en la luz de la lluvia,
en la noche con estrellas,
en la vida.
Si llegas a dejar en el camino
huellas de hombre positivas;
si llegas a olvidar
el silbido de un tren
que ya se aleja,
y recibes con otros oídos,
pegados a la tierra,
el silbido de otro tren.
Sin techo,
abierto al cielo,
que ruede sobre rieles tan terrestres
que circunde la tierra día a día,
en mil formas meridionales,
en mil formas paralelas,
en mil formas, siempre unidas.

Todo esto,
si al cruzar una calle
una niña ruboriza sus mejillas,
cierra sus pestañas al dolor,
y tú, sin daño alguno,
la vuelves al camino de la vida,
sin partir su boca con la escarcha,
ni dejar en su cuerpo moretones
o el rastro de otro ser que ser llaga,
llaga inerme a la malicia.

Todo esto,
si toleras un rosario artificial de amapolas
que desgranan su veneno tenuemente
en mentes ya ancianas y vencidas.
Todo esto,
si al mirar el crepúsculo gimiente
de un sol que agoniza,
escapa de tus brazos otro sol, otra brisa,
otra línea de horizonte
que avive brasas ocultas de ceniza.

Todo esto,
si llegas a tomar del mismo cáliz
donde el amor que nos embriaga
nos hace caer de distintos bordes,
y nos une en un mismo fondo,
como una sola hostia blanca,
como una sola hostia negra,
como una sola hostia de arco iris,
donde de un color a otro se pasa sin saltar fronteras,
ni se dan señales de decir que estoy llegando
ni se dan señales de decir que ya me fui,
o que vendrán, o que vendré, o que vinieron.

Hay muchas otras cosas que contar,
como hay muchas otras cosas que oír.
Pero si todo esto pasa,
que tu sangre arda en las venas,
que en tu mente jueguen las ideas,
que de tu cuerpo
brote el calor de la fatiga,
y que el sudor de tu piel
propague
la comprensión del sufrimiento,
el avance del pensar,
el avance del saber,
el avance del vivir.


                                Osvaldo Weimann
                                    Junio de 1969

                                                                                                        Volver arriba
                                                                                            Volver a la página de Poemas
                                                                                             Volver a la Página Principal