De: Pablo Miguel Asensi (Guadalupe, México)
Enviado: Sábado 12 de Junio de 2010 14:28
Asunto: Lo que pretendo sea poema

Hola, Maestro:
   Es un placer saludarlo de nuevo. Hoy lo molesto enviándole un pequeño escrito, el cual pretendo con la ayuda suya convertir en poema. A pesar de que la vez anterior generosamente me regaló sus correciones, opiniones y sugerencias, y que las he tratado de poner en práctica, siempre me surgen dudas al momento de tratar de escribir algo, por lo que de favor le ruego me diga qué es lo que está mal, o malísimo. Le comento también que deseo ya empezar a publicar mis cosas en revistas. Siempre tuve cierto conflicto respecto de mostrar a los demás lo que escribo, pero voy a probar. Yo tengo la carrera de Ciencia Política y Administración Pública, la ejercí profesionalmente algunos años, y no me gustó lo que probé. Yo he leído siempre, me gusta mucho la narrativa, y hoy en día trabajo cerca de los libros; es una ocupación más noble y honesta.  En mis proyectos futuros está el convertirme en agente de escritores independientes (distribución, organización de presentaciones, etc.) de mi región, hacer y editar una revista de poesía, y organizar una feria del libro independiente. Estos deseos los tengo pensados desde hace un buen tiempo, y espero poder lograrlo.
   Sin más, de momento, me despido y le agradezco de nuevo el dedicarle tiempo a este servidor, y lo felicito por esta ocupación suya que hace del mundo un lugar menos desagradable.
   Un abrazo.

____________________________________________________________

Versión corregida:

                              Barquito

No sé si sabré decirlo, tampoco sé si es lugar común;
casi nunca sé nada, carezco de toda certeza,
mas cuando atravieso el fuego y dibujo la noche en paredes,
y cuando el mar no es vida ni amor, y cuando ya no respiro,
miro al horizonte, a cualquier hora, en toda pesadilla, y estas tú,
mi barquito

Ahora que la luz envuelve este planeta
arranco de mis recuerdos nebulosos la idea
de que la ceguera mía es aliada y no confabula en tinieblas.
Hoy, que mi templo es más oscuro que la oscuridad,
desmenuzo esta intempestiva certeza
y estás tú,
mi barquito.

Eres verde, azul, naranja, de todo color; eres mi tabla de surf.
Si la tierra es cálida y las nubes blancas, si el aire es respirable,
es porque ríes sin parar. ¡Corre, enano, la luna es un balón,
las estrellas te miran, los insectos quieren jugar, eres una canción.
Eres el mejor lugar, niño cabecita de chicle. Navega, tú eres la luz, mi pequeño,
mi barquito bebé.
                                                                    Pablo Miguel Asensi

____________________________________________________________

Versión original:

                        Barquito.

No se si sobre decirlo, tampoco se si es lugar común
casi nunca se nada, carezco de toda certeza
mas cuando atravieso el fuego y dibujo la noche en paredes
y cuando el mar no es vida ni amor y cuando ya no respiro,
miro al horizonte, a cualquier hora, en toda pesadilla y estas tú,
Mi barquito

Ahora que la luz envuelve este planeta
arranco de mis recuerdos nebulosos la idea
que la ceguera mía es aliada y no confabula en tinieblas
hoy que mi templo es mas oscuro que la oscuridad
desmenuzo esta intempestiva certeza y estas tú,
Mi barquito.

Eres verde, azul, naranja, de todo color, eres mi tabla de surf,
si la tierra es cálida y las nubes blancas, si el aire es respirable
es porque ríes sin parar, corre enano , la luna es balón
las estrellas te miran,, los insectos quieren jugar, eres una canción
eres el mejor lugar, niño cabecita de chicle, navega , tu eres la luz mi pequeño,
Mi barquito bebé.
                                                                  Pablo Miguel Asensi

____________________________________________________________

Comentario:

   Hace más de un año Pablo envió al taller su poema "Cold-trane", que tomé como punto de partida para proponer varias reglas de escritura correcta. Aclaré entonces que sólo corregía la forma, ya que el contenido poético, como tal, expresaba la particular vivencia y percepción estética de su autor.
   Nuevamente he corregido detalles formales –acentos, comas, algún vínculo sintáctico omitido–. Lo demás constituye un bello poema, cuyo sentido cargado de afecto y de ternura se devela recién en los versos finales, e invita a releerlo una y otra vez, ya en posesión de la clave oculta de su significado.
   Repito, como hace diecisiete meses, que Pablo posee sin duda el don que permite escribir poemas. Pero, como decía Azorín (José Martínez Ruiz): "Escribir es fácil; lo trabajoso es pulir". Y este trabajo de dar lustre para que resplandezca la belleza de un poema forma parte de la "ciencia del lenguaje"1, cuyo estudio se impone a todo aquel que desea expresarse literariamente, tanto en verso como en prosa.

1 Propongo nuevamente la obra de Martín Alonso Ciencia del lenguaje y arte del estilo, 12ª ed, Madrid, Aguilar, 1982, 2 volúmenes.

                                                                                         Volver a Textos enviados
                                                                                       Volver a la Página Principal