De: Portedeslilas
Enviado: Sábado 27 de Junio de 2009  15:04
Asunto: Va cuento.

____________________________________________

Texto corregido:

                                                   ¡Chau, Gallego!

   Cuantas más vueltas daba en la cama, más se me venía a la cabeza la cara del gallego. ¡Pero si fue ayer que nos había contado de cuando se había puesto un negocio en España!
   Habíamos ido con Laurita a San Telmo para mirar esa ventana estrecha que da sobre la plaza Dorrego, en la que el sol se refleja y la ilumina como dándole fuego encendido a sus vidrios. Ella tenía que hacer un trabajo para la Facultad sobre esa ventana, pues resulta que tiene su historia: le tocó ver la tragedia de la fiebre amarilla que asoló la ciudad hace mucho tiempo. En ese justo lugar, la gente moría por tendales.
   Estuvimos contemplándola largo rato, en un silencio casi religioso, hasta que nuestros ojos se enceguecieron. Luego nos fuimos a bailar unos tangos a un bar de la calle Defensa. Así fue que esa tarde lo conocimos. Él nos dijo –qué sé yo– que de algo lo habían operado, pero que "todo estaba de diez… mil puntos…"
   Después lo encontrábamos siempre en "La Glorieta" de Barrancas. Llegaba casi ya anocheciendo, con sus brillantes ojos azules, algo chueco, el jean bien planchado; un poco fanfarrón. Primero sacaba a alguna mujer de la ronda, como para disimular, pero después enfilaba directo hacia la pebeta.
    Entonces sí empezaba el espectáculo: música y pasos eran una sola serpentina. Al verlos, el compás te pegaba en el medio del pecho y la magia te envolvía. No es porque ella sea mi hija –digo–, pero ninguna baila así.
   ¿Por qué no nos contó nada? ¿Quería que lo recordáramos en sus caminatas sensuales, en su destreza de gallo todavía acrobático?
   ¿Y cuando de repente se largaron a bailar en el "Palais de Glace", frente al poeta Ferrer? Él los saludó con una inclinación de cabeza, y entonces Laurita, graciosamente, le respondió hincando brevemente una rodilla en tierra.
   Galleguito, ahora estás en "La Pista Superior del Tango y La Milonga". Bailate todo, Gallego, con tus ojos de cielo... ¡allá no te para nadie!
                                                                                                                                            Portedeslilas


___________________________________________________

Texto original:

   ¡Chau1 Gallego!.2

3Cuantas más vueltas daba en la cama, más se me venía a la cabeza la cara del gallego.-4 ¡ Pero si fue ayer que nos había contado de cuando se había puesto un negocio en España!
Habíamos ido con Laurita a San Telmo para mirar esa ventana estrecha que da sobre la plaza Dorrego, en la que refracta5 el sol, y la ilumina,6 como dándole fuego encendido a sus vidrios. Ella tenía que hacer un trabajo sobre esa ventana para la Facultad. Pues, resulta que esa ventana tiene su historia.7  Le tocó ver la tragedia de la fiebre amarilla que asoló la ciudad hace mucho tiempo. En ese justo lugar, la gente moría por tendales.
Estuvimos contemplándola un largo rato, en un silencio casi religioso, hasta que nuestros ojos enceguecieron.8 Luego nos fuimos a bailar unos tangos a un bar de la calle Defensa. Así fue que esa tarde lo conocimos. El nos dijo - qué sé yo-9 que de algo lo habían operado, pero "que10 todo estaba de diez… mil puntos…"
Después lo encontrábamos siempre en " La Glorieta" de Barrancas. Llegaba casi ya11 anocheciendo, con sus brillantes ojos azules.12  Algo chueco, el jean bien planchado; un poco fanfarrón. Primero,13  sacaba a alguna mujer de la ronda, como para disimular, pero después,14 enfilaba directo hacia la pebeta.15 Entonces sí empezaba el espectáculo.16 Música y pasos eran una sola serpentina;17  al verlos, el compás te pegaba en el medio del pecho y la magia te envolvía. No es porque ella sea mi hija, digo,18  pero ninguna baila así.
- ¿Por qué no nos contó nada?. ¿Quería que le recordáramos en sus caminatas sensuales, en su destreza de gallo todavía acrobático?- .19 
- ¿Y cuando de repente se largaron a bailar en el Palais de Glace20, frente al poeta Ferrér?.21 Él los saludó con una inclinación de cabeza, y Laurita, entonces,22 graciosamente, le respondió hincando brevemente una rodilla en tierra.

- Galleguito, ahora estás en "La Pista Superior del Tango y La Milonga". Bailate todo Gallego,23 con tus ojos de cielo,24 ¡allá no te para nadie!
                                                                                                                                           Portedeslilas

__________________________________

Correcciones

   De acuerdo con las indicaciones para la presentación de textos, se quitó la justificación de la longitud de las líneas y la fuente se cambió de Arial Narrow a Times New Roman.

  1  Los vocativos deben ir entre comas. Si con el vocativo concluye la expresión –como en este caso–, la coma final se reemplaza por el signo       que corresponda.

  2  No corresponde punto luego del signo de cierre de exclamación o de interrogación, porque ambos son conclusivos.

  3  Para mejorar la presentación visual del texto se agregó una sangría de tres espacios al comienzo de cada párrafo.

  4 No corresponde guión ni raya. En los casos en que deben usarse, se ubican junto a la palabra sin dejar espacio.

  5  Cuando el verbo es usado como pronominal debe ir precedido del pronombre "se". "Refractar" significa que la luz cambia de dirección       al atravesar el vidrio; aquí el verbo correcto es "reflejar".

  6  Cambiando el orden de los términos se evitan comas y se allana la expresión: "...el sol se refleja y la ilumina como dándole fuego..."

  7  Párrafo reordenado para mejorar el sentido. En vez de punto seguido va punto y coma porque la oración continúa. Para       anunciar la explicación siguiente corresponde usar dos puntos y proseguir con minúscula.

  8  La expresión pronominal requiere el pronombre "se":  "...nuestros ojos se enceguecieron."

  9  El inciso va entre rayas, no entre guiones.

10  El relativo "que" no debe estar incluido entre las comillas de la cita textual.

11 Adverbios redundantes: "llegaba ya anocheciendo" o "llegaba casi anocheciendo". En todo caso, el orden lógico de los adverbios       debería ser: "llegaba ya casi anocheciendo", para que "casi" no pueda atribuirse a "llegaba".

12  Como se describe una mezcla de rasgos de distinto género, el primero debe separarse con coma como los del resto de la enumeración.

13  Sin coma.

14  Sin coma.

15  El punto y aparte subraya el cambio de escena: va a comenzar el espectáculo.

16  Dos puntos para anunciar la descripción, que debe iniciarse con minúscula para no detener el ritmo de la frase.

17  Punto y seguido, para separar el comentario siguiente de la descripción anterior.

18  La acotación "digo" debe ir entre rayas, porque no forma parte de la oración principal.

19 
En toda la oración no corresponden los guiones ni los puntos.

20 Entre comillas porque es un nombre propio, y en letras itálicas porque está en otro idioma.

21
  No corresponde el guión al comienzo ni el punto al final.

22  El cambio en el orden de los términos evita una coma de más.

23  El vocativo debe ir entre comas.

24  Los puntos suspensivos realzan el efecto de la evocación.


   
                                                                      Volver arriba
                                                                  Volver a Textos Enviados
                                                                 Volver a la Página Principal