De: Felipe Wahlberg
Enviado: Domingo 04 de Noviembre de 2007 20:21


Fragmento
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Hace exactamente veintitrés días que tuve el sueño; y casi el mismo tiempo que no consigo dormir. Me encuentro muy deteriorado física y mentalmente y no se cuánto tiempo más podré mantener mi trabajo. Estoy convencido de que si continúo en esta situación mi fin esta próximo.
Hoy tomé la decisión de escribir una suerte de diario, que espero me sirva como terapia, para expresar mis sentimientos y de esta manera detener esta obsesión incontrolable; y por otro lado, si no consigo sobrevivir, dejar constancia de las causas de mi comportamiento y muerte… o locura o lo que vaya a sucederme.
Paso entonces a relatar la causa principal de mi malestar: aquel sueño que tuve un día y que me condujo a este estado lamentable. En él aparecían, aunque difusamente, sacerdotes, curas o algún tipo de personajes religiosos. La escena se desarrollaba en un jardín muy luminoso. Eran varios y los veía girar en una ronda junto con varios niños bastante pequeños que apenas podían caminar, tomados de las manos. Todos vestían de blanco y había un silencio absoluto. No había nada más, el verde del césped y la ronda blanca en movimiento. Así continuaban, girando lentamente; durante un tiempo que no puedo calcular pero parecía mucho; tampoco recuerdo expresiones en sus caras pero a juzgar por los movimientos que percibía puedo aventurar que no estaban alegres si no más bien en un estado de sonambulismo. En un dado momento se abría un agujero en el medio de la ronda, en el césped. Era un agujero circular y perfecto y sólo se divisaba dentro la mas espantosa oscuridad —no era simple carencia de luz, sino una oscuridad impenetrable y tenebrosa a la que solo mirar producía escalofríos.
Al producirse esta situación, todos se detenían, se soltaban de las manos y los niños, uno a uno y sin que mediase orden o indicación alguna se adentraban en el agujero perdiéndose en la oscuridad del mismo.
Ahí concluía el sueño y despertaba bruscamente. Si bien no tenia sentido alguno para mí, durante el sueño sentía una angustia terrible que duraba hasta varias horas luego de despertar. En vano traté de encontrarle significado y por más que me esforzaba no conseguía sino prolongar la angustia y el malestar. Desde esa noche, cada vez que intento descansar tengo el mismo sueño y una vez tras otra despierto con el mismo sentimiento.
Me siento terriblemente cansado de modo que intentaré descansar. Tal vez estas primeras líneas que escribí tengan el efecto esperado y me libere de esta pesadilla.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Indicaciones sobre cada párrafo

- Si bien es correcto evitar la repetición de términos, la del verbo "hace" puede ser conveniente, por el tono coloquial del discurso.
- Cuando dos oraciones se vinculan con la conjunción "y", ésta puede ir precedida por una coma.
Hace exactamente veintitrés días que tuve el sueño; y casi el mismo tiempo que no consigo dormir. Me encuentro muy deteriorado física y mentalmente y no se cuánto tiempo más podré mantener mi trabajo. Estoy convencido de que si continúo en esta situación mi fin esta próximo.
Alternativa:
Hace exactamente veintitrés días que tuve el sueño, y hace casi el mismo tiempo que no consigo dormir. Me encuentro muy deteriorado física y mentalmente, y no sé cuánto tiempo más podré mantener mi trabajo. Estoy convencido de que si continúo en esta situación mi fin está próximo.
----------------------

-El párrafo que sigue prescinde de algunos conectivos (para, de mi) y de un verbo implícito (poder). En algunos casos conviene conservarlos, e incluso es formalmente más correcto.
-La coma a continuación de "terapia" se ha cambiado de lugar para ajustarse mejor al sentido del discurso.
Hoy tomé la decisión de escribir una suerte de diario, que espero me sirva como terapia, para expresar mis sentimientos y de esta manera detener esta obsesión incontrolable; y por otro lado, si no consigo sobrevivir, dejar constancia de las causas de mi comportamiento y muerte… o locura o lo que vaya a sucederme.
Alternativa propuesta:
Hoy tomé la decisión de escribir una suerte de diario, que espero me sirva como terapia para expresar mis sentimientos, y de esta manera poder detener esta obsesión incontrolable; y por otro lado, si no consigo sobrevivir, para dejar constancia de las causas de mi comportamiento y de mi muerte… o locura, o lo que vaya a sucederme.

-------------------------------

- El siguiente párrafo describe las circunstancias y a continuación presenta el nudo del relato. Ambos momentos pueden destacarse    separándolos con punto y aparte.
- Se han cambiado algunas ubicaciones de términos e incisos, para dar fluidez a la lectura.
- Se ha reemplazado un giro para evitar la repetición de términos cercanos ("había"-"había")
- Se ha agregado un adverbio ("solamente") para enfatizar el significado, y un nexo ("que") para mejorar la sintaxis.

- Antes de la conjunción "pero" conviene anteponer una coma, como el caso de la conjunción "y" al comienzo del texto.

Paso entonces a relatar la causa principal de mi malestar: aquel sueño que tuve un día y que me condujo a este estado lamentable. En él aparecían, aunque difusamente, sacerdotes, curas o algún tipo de personajes religiosos. La escena se desarrollaba en un jardín muy luminoso. Eran varios y los veía girar en una ronda junto con varios niños bastante pequeños que apenas podían caminar, tomados de las manos. Todos vestían de blanco y había un silencio absoluto. No había nada más, el verde del césped y la ronda blanca en movimiento. Así continuaban, girando lentamente; durante un tiempo que no puedo calcular pero parecía mucho; tampoco recuerdo expresiones en sus caras pero a juzgar por los movimientos que percibía puedo aventurar que no estaban alegres si no más bien en un estado de sonambulismo. En un dado momento se abría un agujero en el medio de la ronda, en el césped. Era un agujero circular y perfecto y sólo se divisaba dentro la mas espantosa oscuridad —no era simple carencia de luz, si no una oscuridad impenetrable y tenebrosa a la que solo mirar producía escalofríos.
Alternativa propuesta:
Paso entonces a relatar la causa principal de mi malestar, aquel sueño que tuve un día y que me condujo a este estado lamentable. En él aparecían, aunque difusamente, sacerdotes, curas o algún tipo de religiosos. La escena se desarrollaba en un jardín muy luminoso. Los personajes eran varios, y los veía girar en una ronda, tomados de las manos con varios niños bastante pequeños que apenas podían caminar. Todos vestían de blanco, en medio de un silencio absoluto. No había nada más: solamente el verde del césped y la ronda blanca en movimiento. Así continuaban, girando lentamente, durante un tiempo que no puedo calcular pero que parecía mucho; tampoco recuerdo expresiones en sus caras, pero a juzgar por los movimientos que percibía puedo aventurar que no estaban alegres si no más bien en un estado de sonambulismo.
En un momento dado se abría un agujero en el medio de la ronda, en el césped. Era un agujero circular y perfecto, y sólo se divisaba dentro la más espantosa oscuridad. No era una simple carencia de luz, sino una oscuridad impenetrable y tenebrosa que con sólo mirarla producía escalofríos.
--------------------------------------

Al producirse esta situación, todos se detenían, se soltaban de las manos y los niños, uno a uno y sin que mediase orden o indicación alguna se adentraban en el agujero perdiéndose en la oscuridad del mismo.
- Algunos cambios en la puntuación facilitan la lectura.
- Se reemplazó un gerundio incorrecto.
- Se quitó una indicación innecesaria: "del mismo".
Alternativa propuesta:
Al producirse esta situación todos se detenían y se soltaban de las manos, y los niños, uno a uno y sin que mediase orden o indicación alguna, se adentraban en el agujero y se perdían en la oscuridad.

--------------------------------------

Ahí concluía el sueño y despertaba bruscamente. Si bien no tenia sentido alguno para mí, durante el sueño sentía una angustia terrible que duraba hasta varias horas luego de despertar. En vano traté de encontrarle significado y por más que me esforzaba no conseguía sino prolongar la angustia y el malestar. Desde esa noche, cada vez que intento descansar tengo el mismo sueño y una vez tras otra despierto con el mismo sentimiento.
Me siento terriblemente cansado de modo que intentaré descansar. Tal vez estas primeras líneas que escribí tengan el efecto esperado y me libere de esta pesadilla.

-El pronombre "me" se ha agregado para reforzar la referencia al protagonista y evitar que el tono del relato resulte impersonal.
-Se ha reemplazado "descansar" para evitar la repetición y para vincular nuevamente "dormir" y "pesadilla".
Alternativa propuesta:
Allí concluía el sueño, y me despertaba bruscamente. Si bien no tenía sentido alguno para mí, durante el sueño sentía una angustia terrible que me duraba hasta varias horas luego de despertar. En vano traté de encontrarle algún significado, y por más que me esforzaba no conseguía sino prolongar la angustia y el malestar. Desde esa noche, cada vez que intento descansar tengo el mismo sueño, y una vez tras otra despierto con el mismo sentimiento.
Me siento terriblemente cansado, de modo que intentaré dormir. Tal vez estas primeras líneas que escribí tengan el efecto esperado y consiga librarme de esta pesadilla.


Comentario:
El ánimo angustiado del protagonista está bien presentado; el sueño que se describe resulta vívido, con un clima de auténtica pesadilla. Si bien se trata de un fragmento, el recorte ha sido realizado con acierto y ofrece una totalidad de significado y un final que hace participar al lector de la expectativa creada.


Fragmento (Con las alternativas propuestas)
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Hace exactamente veintitrés días que tuve el sueño, y hace casi el mismo tiempo que no consigo dormir. Me encuentro muy deteriorado física y mentalmente, y no sé cuánto tiempo más podré mantener mi trabajo. Estoy convencido de que si continúo en esta situación mi fin está próximo.
Hoy tomé la decisión de escribir una suerte de diario que espero me sirva como terapia para expresar mis sentimientos, y de esta manera poder detener esta obsesión incontrolable; y por otro lado, si no consigo sobrevivir, para dejar constancia de las causas de mi comportamiento y de mi muerte… o locura, o lo que vaya a sucederme.
Paso entonces a relatar la causa principal de mi malestar: aquel sueño que tuve un día y que me condujo a este estado lamentable. En él aparecían, aunque difusamente, sacerdotes, curas o algún tipo de religiosos. La escena se desarrollaba en un jardín muy luminoso. Los personajes eran varios y los veía girar en una ronda, tomados de las manos con varios niños bastante pequeños que apenas podían caminar. Todos vestían de blanco, y el silencio era absoluto. No había nada más: solamente el verde del césped y la ronda blanca en movimiento. Continuaban así, girando lentamente, durante un tiempo que no puedo calcular pero que parecía mucho. Tampoco recuerdo las expresiones de sus caras, pero a juzgar por los movimientos que percibía puedo aventurar que no estaban alegres sino más bien en un estado de sonambulismo.
En cierto momento se abría un agujero en el césped, en medio de la ronda. Era un agujero circular y perfecto, y sólo se divisaba dentro la más espantosa oscuridad. No era una simple carencia de luz, sino una oscuridad impenetrable y tenebrosa que con sólo mirarla producía escalofríos.
Cuando se producía esta situación todos se detenían y se soltaban de las manos, y los niños, sin que mediase orden o indicación alguna, se adentraban uno a uno en el agujero y se perdían en la oscuridad.
Allí concluía el sueño, y me despertaba bruscamente. Si bien no tenía sentido alguno para mí, durante el sueño sentía una angustia terrible que me duraba hasta varias horas luego de despertar. En vano trataba de encontrarle algún significado, y por más que me esforzaba no conseguía sino prolongar la angustia y el malestar. Desde esa noche, cada vez que intento descansar tengo el mismo sueño, y una vez tras otra despierto con el mismo sentimiento.
Me siento terriblemente cansado, de modo que intentaré dormir. Tal vez estas primeras líneas que escribí tengan el efecto esperado y consiga librarme de esta pesadilla.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

                                                                                        Volver al comienzo 
                                                                                      Volver a Textos enviados
                                                                                    Volver a la Página Principal