From: R.E.V.
Sent: 10 de octubre de 2004
Sr. Conrado:
Me gustaría que leyera por favor mi poema, que se llama "Ingeniero White",
y me lo corrija, o sugiérame su parecer, o lo que Ud. desee.

Ingeniero White dichoso aposento,
De enigmas y oráculos,
Que marcaron tiempos,
Laberinto de almas nobles,
Pueblo misterioso fuerte como el roble,
El mundo entero llegó a ti,
Quién pudiera decir,
La realidad de tú poder,
De los dioses es el saber,
Que tu destino es pescar,
Las diversas especies del mar,
Arte que supiste obtener,
Quién pudiera contar,
lo afectuoso de tu ser,
Habéis logrado comprender,
Que tú canción haz de cantar,
Huracán y Comercial,
Se presentan como tal,
Estandartes de pioneros,
Pasaron, pasan y pasarán extranjeros,
Pues nunca se olvidarán,
De la comarca del atlántico,
Que brilla y ríe simpático,
a todo aquel que acerca,
Mas la brisa del océano,
Te contará la historia,
Como llegó a la gloria,
El puerto Ingeniero White.

Estimado R.E.V.:
Podría facilitarse la comprensión de su poema comenzando cada verso en mayúsculas
o en minúsculas según corresponda, y reemplazando las comas al final de los versos
por el signo de puntuación requerido en cada caso.
El ritmo podría mejorarse uniendo en algunos casos dos versos para formar uno sólo.
También se podrían agrupar en estrofas los versos en los que se expresa cada idea.
Finalmente repare usted en algunas correcciones ortográficas y de acentuación.
Lo saludo afectuosamente.
                                                                                           Conrado De Lucia

Ingeniero White

Ingeniero White, dichoso aposento
de enigmas y oráculos que marcaron tiempos;
laberinto de almas nobles,
pueblo misterioso, fuerte como el roble,
el mundo entero llegó a ti.

Quién pudiera decir la realidad de tu poder;
de los dioses es el saber que tu destino es pescar
las diversas especies del mar,
arte que supiste obtener.

Quién pudiera contar lo afectuoso de tu ser;
has logrado comprender que tú canción has de cantar.

Huracán y Comercial se presentan como tales:
estandartes de pioneros.

Pasaron, pasan y pasarán extranjeros,
pues nunca se olvidarán
de la comarca del Atlántico
que brilla y ríe simpático a todo aquel que acerca.

Mas la brisa del océano te contará la historia
de cómo llegó a la gloria el puerto Ingeniero White. 
              
                                                                   R.E.V.                                                                        

                                                                  Volver a Textos enviados
                                                                 Volver a la Página Principal