De: Francisco Juan Blanco (Bahía Blanca)
Enviado: Domingo 02 de Agosto de 2009   23:16
Estimado Conrado:
S
ometo a su consideración este soneto de mi autoría.
Desde ya le agradezco las observaciones que amablemente quiera efectuarle.
Nos gusta mucho el progama radial.
Cordialmente,
Francisco Blanco.

           Mate amargo

     Sin endebles deleites de melaza
     Fluye la tierra en todos tus sabores
     Y arrastran, sorbo a sorbo, los dolores,
     De los sufridos hombres de mi raza.

     Se precipita el líquido y abraza
     Vegetales esencias y colores,
    
Llenando tardes y nutriendo albores
    
Con el efluvio de tu calabaza.

     El místico ritual de la mateada,
    
En verbo simple y en silencio largo,
    
Declina, fatalmente, hacia la nada;

     Renaciendo, después, de su letargo,
     Con aromas de yerba renovada
     En las criollas delicias de un amargo.

           Mate amargo

     Sin endebles deleites de melaza
     fluye la tierra en todos tus sabores,
     y arrastran sorbo a sorbo los dolores
     de los sufridos hombres de mi raza.

     Se precipita el líquido, y abraza
     vegetales esencias y colores,
    
llenando tardes y nutriendo albores
    
con el efluvio de tu calabaza.

     El místico ritual de la mateada,
    
en verbo simple y en silencio largo,
    
declina fatalmente hacia la nada,

     y renace después de su letargo,
     con aromas de yerba renovada,
     en las criollas delicias de un amargo.


Comentario

    El tema está bien presentado y desarrollado. Cada estrofa describe las cenestesias que produce la infusión y su correlato anímico en quienes la beben: el mate mitiga las penas, enriquece las madrugadas y las tardes, aproxima a los hombres tanto en la conversación como en el silencio compartido, y vuelve una y otra vez a deleitarnos –como lo enuncia al comienzo–, sin necesidad de endulzamientos.

Correcciones

  
 Aunque antaño se acostumbraba escribir todos los versos con mayúscula inicial, el criterio actual es utilizar la misma puntuación que si se tratara de un texto en prosa: se utilizan las mayúsculas solamente en el inicio del poema y luego de cada punto.

   Es gramaticalmente correcto que los incisos de los versos 3º y 11º ("sorbo a sorbo" y "fatalmente") estén delimitados por comas, pero no son indispensables para el sentido y al suprimirlas se mantiene mejor el ritmo del poema.

   El verso 11º debe llevar coma porque su sentido continúa. "Renaciendo" debe reemplazarse por "y renace" porque el gerundio sólo indica una acción simultánea o anterior al verbo principal (la policía suele referirlo a algo posterior cuando describe un robo: "tomando el dinero, saliendo del banco y huyendo velozmente".). En el inciso "después" la supresión de las comas nuevamente mejora la fluidez de la lectura.

                                                            Volver a Textos enviados
                                                           Volver a la Página Principal