From: Fermín O. G.  (Valencia, España)
Sent: Domingo 28 de mayo de 2006   3:23
Subject: Poema para corregir.

                     Otoño despertará...

              Otoño despertará,
              y la algarada infantil
              pisará la alfombra añil
              del viejo jacarandá.

              La memoria de los tiempos
              y los plátanos desnudos
              serán los testigos mudos
              de cálidos sentimientos.

              Cantará el mirlo su armonía,
              verás las flores violetas,
              y el rumor de tu risa

             resonará en la estadía
             como sones de trompetas
             residuo de tu alegría.

                                           Fermín O. G.


Estimado Fermín:
Como usted no consignó un título, siguiendo la costumbre clásica he considerado como tal al primer verso de su poema.
Solamente he corregido algunos signos de puntuación. La primera estrofa está bien resuelta. En la segunda hay algún problema: el último verso es un ripio -un lugar común o previsible, un verso "de relleno"-. Además, induce al lector a esperar que los versos siguientes aludan a esos sentimientos. Un verso es un ripio precisamente porque ocupa un lugar en el poema pero no dice nada ni anuncia un desarrollo posterior que lo justifique.
La tercera estrofa se inicia con un tropiezo en el ritmo que habían establecido las anteriores: sobra una sílaba. Tal vez podría resolverse pasando el verbo al tiempo presente: "Canta el mirlo su armonía;"
El tercer verso sólo consigue dar la métrica con un hiato: "Y - el rumor de tu risa". Como cada verso describe un rasgo independiente, puede prescindirse de la conjunción "y", y buscar algún otro término de métrica y significado adecuado, como por ejemplo "la música de tu risa".
Finalmente, el término "residuo", si bien puede denotar "lo que ha quedado", tiene una desafortunada connotación: lo que sobra, lo que está de más, lo que se descarta -incluso "lo que es basura"..
Los tercetos finales podrían quedar así:

                  Canta el mirlo su armonía,
                  verás las flores violetas;
                  la música de tu risa
                  resonará en la estadía
                  como sones de trompeta
                  anunciando tu alegría.

Algún alumno de mis talleres literarios me ha dicho: "Bueno, pero no es eso lo que yo quería decir."
-De acuerdo -le he contestado-; diga en su poema lo que usted quiera, pero dígalo correctamente. Mis propuestas sólo pretenden ayudarle a lograrlo.
Lo saludo cordialmente,
Conrado

                                                                 Volver a Textos Enviados
                                                                                      Volver a la Página Principal