De: María Agustina G.
Enviado: Miércoles 5 de marzo de 2008   10:00
Miércoles 5 de Marzo de 2008     15:33
Sr. Conrado:
Me parece muy buena esta página y la oportunidad que se nos brinda a los autodidactas para aprender las reglas poéticas.
Agradezco su gentileza; soy sólo licenciada en psicología, me encanta la literatura, la música y la pintura –que realizo
en forma digital– pero en toda arte soy autodidacta.
Agradecida una vez más,
Agus


                Ejercicio 1:  Pastiche sobre un párrafo de La resistencia d
e Ernesto Sabato.

Versión original:

Belleza
Solo un recuerdo de los cuadros
silenciosos de Millet
Placer
Ni aún el mate compartido
ni el café
Vínculos
En familia de regreso..
los amigos se han fundido y transformado
en pixeles de TV

¡Qué buen vino!
¡Qué buen guiso!
¡Caldo humeante!
No se siente, no se goza ni comparte
zapping...zapping...noche fría,
entregada... al producto invisible
al trabajo alienante y al estrés.

Agus

-------------------------------------
Versión corregida:

Belleza:
Sólo un recuerdo de los cuadros
silenciosos de Millet.
Placer:
Ni aún el mate compartido,
ni el café.
Vínculos:
En familia, de regreso,
los amigos se han fundido y transformado
en pixeles de TV.

¡Qué buen vino!
¡Qué buen guiso!
¡Caldo humeante!
No se siente, no se goza ni comparte.
Zapping... zapping...
Noche fría,
entregada al producto invisible,
al trabajo alienante y al estrés.

                                                Agus

Estimada Agustina:
   Lo mejor que puede lograrse a partir de un ejercicio de pastiche es producir un texto valioso por sí mismo, emancipado de su matriz originaria. Usted lo ha conseguido con este poema, en el que perduran reminiscencias de lo escrito por Sabato, pero con una nueva forma –el ritmo poético– que le confiere incuestionable originalidad.
   Por otra parte, la calidad de su trabajo merece una prolija corrección de sus aspectos formales, ya que por más que abunden los "talleres" en los que en vez de habilidad literaria se cultiva solamente la vanidad de sus participantes, un taller literario debe ser una oportunidad para aprender a escribir mejor.

Correcciones

   La puntuación de su poema puede resultar más correcta si se indican con dos puntos (.) los términos que anuncian su desarrollo en los versos que los siguen.
   Pueden también incluirse comas y puntos en los lugares en que corresponde, ya que la separación en versos señala el ritmo que debe regir su lectura pero no reemplaza a los signos de puntuación.

   La única dificultad técnica –que podría superarse cambiando algunos términos– son los dos hiatos en el anteúltimo verso, y el hiato en el último, requeridos por el ritmo que establecen los versos anteriores:

Al hablar empleamos sinalefas, de modo que el anteúltimo verso se pronuncia así:
en-tre-gá-dal-pro-dúc-toin-vi-sí-ble (10 sílabas: "tatatáta tatáta tatáta").
Pero el ritmo impuesto por los versos anteriores del poema requiere dos hiatos:
en-tre-gá-da al-pro-dúc-to in-vi-sí-ble (12 sílabas: "tatatáta tatatáta tatatáta")

Del mismo modo, el último verso se leería, en una prosa:
al-tra-bá-joa-lie-nán-tey-al-es-trés. (10 sílabas: "tatatáta tatáta tatatá").
pero el escandido requiere un hiato:
al-tra-bá-jo a-lie-nán-tey-al-es-trés (11 sílabas: "tatatáta tatatáta tatatá).

Y un poco de cancionística

Observe, de paso –aunque se trata de preceptiva cancionística y no poética–, cómo la terminación aguda de las dos estrofas del poema facilita convertirlo en letra de una canción: La primera frase musical cerraría con "en pixeles/ de tevé", y la segunda remataría con "al trabajo/ alienante/ y al estrés". (Usted ha escrito, correctamente, el plural del neologismo "píxel", como
"pixeles", y no como la horrible e incorrecta esdrújula "píxeles").

También el cambio de ritmo de la segunda estrofa la hace particularmente apta para ponerle música, ya que sus tres primeros versos ("¡Qué buen vino!/ ¡Qué buen guiso!/ ¡Caldo humeante!") proponen logos (formas melódicas) diferentes, que luego se resuelven volviendo a los de la primera estrofa, como es habitual en la melodía de las canciones.
                                                                                                                                                        Conrado
                                                                 Volver a Textos enviados
                                                                Volver a la Página Principal