Tres poemas de una cubana residente en Montevideo

De: Belquis Masó  (Montevideo, Uruguay)
Enviado: Viernes 03 de Julio de 2009  08:26
Asunto: Poemas

Estimado Conrado:
Una vez más, apelando a su generosidad y a su atinado juicio crítico, le envío unos poemas míos para oír de usted una crítica honesta.
Saludos a Nora, y les comento que los domingos oigo "Terapia Tanguera" por Internet. Me pareció un programa hecho con seriedad y conocimientos.
Saludos cordiales,
Belquis 

-----------------------------------------------------

Ausencia

No sé por qué fue esa noche y no otra.
Si la luz de la luna y un piano
te nombraron distante,
como se nombra un recuerdo.
Tal vez la magia de tu vida
hizo conjunciones y truenos.
Yo estaba tranquila, sabiéndote lejos,
feliz con tu alquimia y tus tiernos miedos.
Estremeciste mi esencia
y te fue a buscar como pájaro en vuelo.
No encontró nada, sólo silencio.
Silencio que me sigue acompañando
hasta que a mí llegue un próximo sueño.

                                        Belquis Masó

 

Ausencia

No sé por qué fue esa noche, y no otra.
Si la luz de la luna y un piano
te nombraron, distante,
como se nombra un recuerdo.
Tal vez la magia de tu vida
hizo conjunciones y truenos.
Yo estaba tranquila, sabiéndote lejos,
feliz con tu alquimia y tus tiernos miedos.
Estremeciste mi esencia
y te fue a buscar como pájaro en vuelo.
No encontró nada, sólo silencio;
silencio que me sigue acompañando
hasta que llegue a mí el próximo sueño.
  
                                    Belquis Masó


    En lo formal sólo pueden proponerse cambios en la puntuación y en el orden de algún término. Por lo demás, el poema consigue eficazmente introducir al lector en el clima anímico anunciado por su título.


-----------------------------------------------------

Noche

A complicidad me llamas
cuando las dos hacemos del tormento
más tormento, y de la alegría desasosiego.
Los fantasmas no faltan;
los acariciamos en silencio
para encerrarlos en nuestro círculo de misterio.
La vigía es la fuente de nuestros pensamientos;
se presenta ella sola como día de invierno.
Nos miente, y a las estrellas y a la luna
las pone como pretexto.
Y tú me dices:
no me dejes sola, le tengo miedo al sueño.
Entonces sucumbo en tu seno.
Cierro los ojos y veo manos y caras
que suspenden mi cuerpo
y se llevan de a poco mi aliento.

                                        Belquis Masó

   


    Un poema formalmente impecable. Su tema, que evoca a Las flores del mal de Charles Baudelaire, puede resultar aún
hoy un tanto escabroso para algunas personas.


-----------------------------------------------------

   Arrurú negrito

Arrurú negrito
que ya viene el ñañigo.
Que pa' parecer angelito
ñañigo se pone el ñangué.
Dale duérmete negrito.
Porqué, porqué…
sino mañana te dirán:
negro ñatico.
Lloradera has hecho
tu negrito pa' dormir
na' ma' que un poquito.
Deja el lloriqueo
y duerme negrito
pa' que la bolsa
del negro loco
no te lleve en su lomo.
¿Qué va a pasá
negrito llorón?
La chicha no va a tomá
y un changüi en la
choza se va a armá.
Negrito, queda tú
tranquilito pa' que
tú sea el angelito.

                        Belquis Masó

 

       Arrurú, negrito

Arrurú, negrito
que ya viene el ñañigo.
Que pa' parecer angelito
ñañigo se pone el ñangué.
Dale, duérmete, negrito.
Porque, porque…
sino mañana te dirán:
negro ñatico.
Lloradera has hecho
tú, negrito, pa' dormir
na' ma' que un poquito.
Deja el lloriqueo
y duerme, negrito,
pa' que la bolsa
del negro loco
no te lleve en su lomo.
¿Qué va a pasá,
negrito llorón?
La chicha no va a tomá
y un changüi en la
choza se va a armá.
Negrito, queda tú
tranquilito, pa' que
tú sea el angelito.

                        Belquis Masó

     Precioso poemita, lleno de ternura femenina y de gracia cubana, con reminiscencias de "Canto para dormir a un negrito",
de un compatriota de Belquis, el poeta cubano Emilio Ballagas:

Dórmiti mi nengre,
dórmiti ningrito.
Caimito y merengue,
merengue y caimito.

Dómiti mi nengre,
mi nengre bonito.
¡Diente de merengue,
bemba de caimito!

Cuando tu sia glandi
vá a sé bosiador...
Nengre de mi vida,
nengre de mi amor...

                                                                   Volver a Textos enviados    
                                                                  Volver a la Página Principal