De: Jonathan Alarcón
Enviado: Lunes 05 de Octubre de 2009 00:40
Vivo en Argentina, provincia de Santa Fe, ciudad de Capitán Bermúdez. Tengo 23 años y quiero aprender a escribir mejor.
En este texto intento describir en breves palabras la magia del adormecimiento, y el sueño de dormir con alguien especial. Gracias.

--------------------------------------
Texto original:

      El soñoliento junto a ti.

El soñoliento, el adormecimiento, el camino al descanso, El descuido al sonochar, cuando nos toma la soñarrera o la soñera., el momento donde se cruza la realidad con la inconciencia, La tranquilidad del silencio, las tenues luces que atraviesan un ventanal, las voces lejanas, mezcladas con la irrealidad, la suave música sonando, que se entremete en un sueño donde bailo contigo.
Llegará el momento en el que el soñoliento nos sorprenderá juntos, de la mano de la verdad, con el concejo de papá. Será como el olor del café, que nos da tranquilidad, nos compone de nuevos ojos para ver y de otros para cerrar.
Te amo.

--------------------------------------
Texto corregido:

      Soñoliento junto a ti

   Soñoliento, adormecido, camino al descanso. El descuido al sonochar, cuando nos toma la soñera, ese momento en que la realidad se cruza con la inconsciencia. La tranquilidad del silencio, las tenues luces atravesando el ventanal, las voces lejanas mezcladas con la irrealidad, la suave música que se entremete en un sueño en el que bailo contigo.
   Llegará el momento en el que la soñera nos sorprenderá juntos, de la mano de la verdad y con el consejo de papá. Será como el olor del café, que nos da tranquilidad y nos proporciona nuevos ojos para ver y otros para cerrar.

--------------------------------------
Correcciones:

   La inclusión del artículo "el" en el título pone al autor fuera de la situación que describe, pues se refiere a alguien que está soñoliento junto a la persona a quien se dirige el texto. Al quitar el artículo el título pasa a estar en primera persona, y es el autor el que está junto a quien está dirigido el texto.

   "Soñoliento" es adjetivo, no sustantivo. Empleado correctamente se lo puede unir a otro adjetivo, "adormecido" –no al sustantivo "adormecimiento"– , y concluir la descripción de la situación con el giro "camino al descanso".

   La repetición "soñarrera", "soñera" es redundante, y resulta cacofónica por la reiteración de eñes. Como "soñarrera " es expresión coloquial, conviene dejar el término"soñera".

   "Ese momento" describe la situación con más proximidad que el genérico "el momento".

   "Donde" es incorrecto pues no se trata de un lugar sino de un tiempo: "ese momento ... en el que".

    El verbo debe ir en lo posible luego de su sujeto: "la realidad se cruza con la inconsciencia." (El término "inconciencia" no existe).

   "Las tenues luces que atraviesan un ventanal" es un concepto genérico. Se supone que se está describiendo una situación real, por lo que resulta más adecuado "las tenues luces atravesando el ventanal".

   La coma en "las voces lejanas, mezcladas con la irrealidad" no es indispensable, y su supresión mejora la oración abundante en comas.

  "La suave música sonando, que se entremete...". El gerundio "sonando es redundante, y quitarlo mejora la fluidez de la oración: "La suave música que se entremete...".

   "Un sueño donde bailo contigo" es una expresión errónea, porque un sueño no es un lugar sino una situación. Lo correcto es "un sueño en el que bailo contigo".

   "El soñoliento nos sorprenderá juntos": Lo correcto es "La soñera", o –aunque suena demasiado técnico– "la somnolencia". "Soñoliento" es un adjetivo, y si se lo sustantiva significaría, en este caso, que alguien soñoliento sorprenderá juntos a los protagonistas.

   En el contexto del relato, "de la mano de la verdad, con el concejo de papá" resultan expresiones insólitas. Sin embargo, como la corrección se dirige a la forma y no al contenido, se señala el hecho pero no se suprime ni reemplaza por otras. Corresponde en cambio reemplazar la coma que las vincula por la conjunción "y", y señalar que "concejo" es una expresión jurídica, y aquí el término debe ser "consejo".

   La comparación final también resulta insólita. Al margen de ello, la expresión "nos compone de" es incorrecta y puede reemplazarse por "nos proporciona", suprimiendo el siguiente "de" que resulta superfluo.

   Fuera del contexto de una misiva personal, la expresión final "Te amo" es improcedente.

                                                                Volver a Textos enviados
                                                                                   Volver a la Página Principal