De: N.P.P.
Enviado: 04/07/2011
Asunto: Envío un texto, espero corrección
Hola. Envío un texto, espero corrección. N.

Versión original:

  SUPLANTACIÓN

Al verlo deambular por la casa como un fantoche desmadejado y triste, supo que esta vez el adiós iba a ser definitivo, así que comenzó a organizar su nueva vida  con una sensatez desacostumbrada en ella. Y aunque muy a su pesar el corazón  seguía traicionándola  y los despertares eran dolorosos, aceptó que no podía obligarle a quedarse, no podía frustrar aquel sueño que él tenia y que desgraciadamente era para ella una autentica pesadilla.
¡Que se vaya de una vez ¡. ¡que se vaya de una vez y para siempre¡. Es una aventura que yo no quiero ni puedo compartir porque no me gustan los barcos, no me gusta la incertidumbre de un mañana  a la deriva navegando insensatamente sobre un mar antojadizo y un cielo inclemente, me bastó el verano del 64, ya he cumplido con mi promesa...!que se vaya¡ ¡qué se vaya¡..... y claro que se fue...
Por eso cuando vio aparecer aquella silueta extenuada en la verja del jardín creyó que era un espejismo, no puede ser, se decía, no puede ser Enrique, pero a medida que el hombre avanzaba por el sendero el personaje  se parecía más a su marido. Abrió la puerta y lo estrechó entre sus brazos. Entonces se dio cuenta, no es él, se le parece pero no es él...... es más cálido, más entrañable,  más humano, .... Cuando el abrazo se aflojo. Él dijo.
Vengo cansado ¿Puedo quedarme?
Ella dijo
Si
Han pasado muchos años y Gloria aun no sabe si esta viviendo con Enrique o con un impostor, sabe que es feliz

-----------------------------------
Versión corregida:
                                                             Suplantación 

   Al verlo deambular por la casa como un fantoche desmadejado y triste, supo que esta vez el adiós iba a ser definitivo, así que comenzó a organizar su nueva vida  con una sensatez desacostumbrada en ella. Y aunque muy a su pesar el corazón  seguía traicionándola y los despertares eran dolorosos, aceptó que no podía obligarlo a quedarse, no podía frustrar aquel sueño que él tenía y que desgraciadamente era para ella una auténtica pesadilla.
   ¡Que se vaya de una vez! ¡Que se vaya de una vez y para siempre! Es una aventura que yo no quiero ni puedo compartir,porque no me gustan los barcos, no me gusta la incertidumbre de un mañana a la deriva, navegando insensatamente sobre un mar antojadizo y un cielo inclemente. Me bastó el verano del 64; ya he cumplido mi promesa. ¡Que se vaya! ¡Que se vaya! Y claro que se fue.
   Por eso cuando vio aparecer aquella silueta extenuada en la verja del jardín creyó que era un espejismo. “No puede ser”, se decía, “no puede ser Enrique”. Pero a medida que el hombre avanzaba por el sendero el personaje se parecía más a su marido. Abrió la puerta y lo estrechó entre sus brazos. Entonces se dio cuenta:  No es él. Se le parece pero no es él. Es más cálido, más entrañable,  más humano. Cuando el abrazo se aflojó, él dijo:
  –Vengo cansado.¿Puedo quedarme?
   Ella dijo:
   –Sí. 
   Han pasado muchos años y Gloria aún no sabe si esta viviendo con Enrique o con un impostor. Sabe que es feliz.

-------------------------------------------
Correcciones:

                                                             Suplantación 

   Al verlo deambular por la casa como un fantoche desmadejado y triste, supo que esta vez el adiós iba a ser definitivo, así que comenzó a organizar su nueva vida  con una sensatez desacostumbrada en ella. Y aunque muy a su pesar el corazón  seguía traicionándola y los despertares eran dolorosos, aceptó que no podía obligarlo 1 a quedarse, no podía frustrar aquel sueño que él tenía 2 y que desgraciadamente era para ella una auténtica 3 pesadilla.
   ¡Que se vaya de una vez! 4  ¡Que se vaya de una vez y para siempre! 5 Es una aventura que yo no quiero ni puedo compartir, 6 porque no me gustan los barcos, no me gusta la incertidumbre de un mañana a la deriva, 7 navegando insensatamente sobre un mar antojadizo y un cielo inclemente. 8 Me bastó el verano del 64; 9 ya he cumplido mi 10 promesa. 11 ¡Que se vaya! 12 ¡Que se vaya! 13 14 Y claro que se fue. 15
   Por eso cuando vio aparecer aquella silueta extenuada en la verja del jardín creyó que era un espejismo. 16 17 “No puede ser”, se decía, 18 “no puede ser Enrique”.19 Pero a medida que el hombre avanzaba por el sendero el personaje se parecía más a su marido. Abrió la puerta y lo estrechó entre sus brazos. Entonces se dio cuenta: 20 21 No es él. 22 Se le parece pero no es él. 23 Es más cálido, más entrañable,  más humano. 24 Cuando el abrazo se aflojo, 25 26 él dijo: 27
28  –Vengo cansado. 29 ¿Puedo quedarme?
   Ella dijo: 30
31   –Sí.  32 33
   Han pasado muchos años y Gloria aún 34 no sabe si esta viviendo con Enrique o con un impostor.35 Sabe que es feliz.36

------------------------------------------------------

Correcciones referidas a la presentación del texto:

a) El título no debería estar en versalitas ni en negritas, sino en la misma fuente usada para el texto, destacado con un tamaño     mayor y ubicado en el centro de la línea.

b) Conviene no justificar las líneas. La justificación parece mejorar la apariencia del escrito presentándolo como un conjunto     armónico de bloques, pero el lector no lee líneas sino su contenido, y los espacios desiguales entre palabras no facilitan     la lectura.
 
c) Por el contrario, la sangría de tres espacios al comienzo de cada párrafo facilita su lectura.

d) El interlineado doble comunica al texto una frialdad semejante a la de los contratos y demás escritos jurídicos.
    Además, la distancia entre las líneas produce una sensación de vacío que es mejor evitar.

e) El estilo de expresiones breves y conclusivas resulta atrayente, pero la puntuación inadecuada o errónea le hace perder     ritmo al relato y desmerece su contenido. 

Correcciones gramaticales:

1 Aunque los españoles dicen “obligarle”, “le” es un objeto indirecto, y lo correcto es el objeto directo “lo”: “obligarlo”.

 2, 3 No olvidar los acentos.

4, 5 Colocar el signo correcto de cierre de la exclamación. Al igual que los signos de pregunta, los de exclamación o        admiración son conclusivos, de modo que después de ellos no se pone punto. 

6, 7 Comas para separar cada inciso.

8  No va coma sino punto seguido y mayúscula, porque empieza una nueva idea. 

9 Punto y coma; incluso podría ir punto seguido, porque sigue otra idea.

10 La expresión transitiva: “He cumplido mi promesa”, resulta más llana que la intransitiva: “He cumplido con  mi      promesa”, que en este caso sobrecarga el sentido.

11 Los puntos suspensivos diluyen sin necesidad el tono enfático de la afirmación.

12, 13 Colocar correctamente los signos y empezar las exclamaciones con mayúsculas. Aunque pueden usarse las            minúsculas, en este caso las mayúsculas expresan mayor fuerza emotiva. 

14 No corresponde poner puntos suspensivos –que son tres–, y menos aún poner más de tres. En correos electrónicos es      un error frecuente separar frases inconexas con “ráfagas” de puntos, en lugar de hacer una redacción más cuidadosa.

15 El cierre del párrafo debe ir con mayúsculas y sin puntos suspensivos que debiliten su efecto.

16 No coma, sino punto seguido, porque sigue una nueva oración.

17, 18 Cuando se citan expresiones, éstas deben ir entre comillas. El inciso “se decía” puede ir entre rayas en vez de entre            comas. para indicar mejor que es un comentario. En este caso las dos citas quedarían unidas, y no irían las comillas            intermedias:  “No puede ser –se decía–, no puede ser Enrique”. Despues de la raya de cierre del inciso iría una           coma para separar las dos afirmaciones.

19 Punto seguido, porque sigue otra oración.

20: Dos puntos para anunciar la afirmación siguiente.

21 Comillas, porque se citan frases, aunque hayan sido formuladas sólo mentalmente.

22 Punto seguido, porque sigue otra oración.

23 No van los puntos suspensivos, que deberían ser tres. Cinco puntos seguidos no son un signo de puntuación.

24 Punto seguido, no coma. Cuatro puntos seguidos no son un signo de puntuación.

25 Acento en "aflojó".

26
No va punto sino coma, porque la oración prosigue.

27 Dos puntos para anunciar lo que sigue.

28 Raya de diálogo.

29 Punto antes de la interrogación siguiente.

30 Dos puntos para anunciar lo que sigue.

31 Raya de diálogo.

32 Punto después de la afirmación.

33 Acento en “sí”, para diferenciarlo del condicional “si”.

34 Acento en “aún”, porque en este caso equivale a “todavía”.

35 Punto seguido.

36 Punto final.

                                                                          Volver arriba
                                                                  Volver a Textos enviados
                                                                Volver a la Página Principal