Recibido el sábado 27 de setiembre de 2003
Seudónimo: Luna (Estado de México, Mexico)

Estimada Luna:
El primer texto que me envía, sobre las impresiones y vivencias que le sugirió la música, está muy bien escrito,
y revela una sutileza de percepción y una sensibilidad estética -y femenina- profunda.

El segundo texto, dirigido a Moliêre, no le va en zaga al anterior. Aún con su tono y su sentido de protesta,
está lleno de dulzura y, como el primero, revela una intuición maternal y femenina cuya percepción resulta muy agradable.

En una ocasión, con varias amigas, tratamos de escribir lo que una música siniestra (creo que de la ópera "Fausto") nos inspirara en cuanto a nuestra necesidad de conocimiento. Es terrorífico, pero
esto es lo que sentí:

Huecos en la tierra, rocas rasgadas, luces que enceguecen, sombras, dolor... al fondo, a ratos,
placer, placer incomprensible en el llanto, en la soledad. Pero al fin asciendo, asciendo en un giro vertiginoso que marea. ¿Qué busco ahí?¿Acaso en ESO encontraré luz, conocimiento? No lo acepta mi mente. ¡Qué desgarramiento en lo oscuro! Me aterra. No puedo elegir el camino siniestro aunque dentro de mí busque, busque más; aunque viva inquieta, no me puedo conformar con lo seguro,
pasivo, con lo ya por otros andado. Prefiero luz, armonía, amor. ¡Qué angustia y dolor hay en el camino opuesto! Realmente, ¿ahí se podría ser feliz? El corazón me da vueltas.

                                                    _________________

 

Lo que sigue es algo que escribí en 1999, en un momento en que yo luchaba contra viento y marea
por hacer algo con mi vida y por mí misma, pero las labores propias de esposa, madre, ama de casa, me tenían como entre sus garras. Esto fue a propósito de haber leído a Moliere con sus Mujeres sabias:

Juan Bautista Poquelin, en mal momento me encontré contigo. Momento de pensamientos encontrados, de necesidades guardadas, de anhelos aún no realizados. ¿En qué momento te
llamaron "El Observador"? ¿Qué observaste en las mujeres de tu tiempo?¿Qué hubieras observado
en las de hoy? Ciertamente haces reir con tus Mujeres Sabias, prototipo de la burguesía de aquel entonces, pero, qué dirías de mí si nos encontráramos ahora? Tu sabiduría masculina, ¿habría encontrado el justo medio, la mezcla exacta de la mujer de hogar y la mujer que piensa y que sobre eso piensa más? ¿Qué observarías en el alma y el corazón femenino? Tú que te reíste de esas jóvenes que en su despertar a la vida quisieron elevarse más allá del hilo y del dedal; tú que te burlaste de su deseo de estudiar, pensar, analizar, que sólo viste en ellas pedantería, fatuidad y pose. Tú como hombre sabio, dime: ¿Es pedante el ama de casa, madre y esposa que se arma de papel y pluma para intentar escribir?¿Será absurda la mujer que ama el arte y la ciencia, pero también sabe amar a un hombre y anhela un hogar, que con sus manos puede peinar a sus hijos, acariciar al esposo y sostener un libro? ¿Cómo conjugar en una sola mente y un solo cuerpo, hogar y ciencia, filosofía y familia? ¿Cómo darse a uno sólo si mi alma también necesita al otro? ¿Cómo amar el arte sin amar a un hombre? ¿Cómo llenar mi vida de letras y palabras y encontrar vacío de hijos mi dulce y cálido nido? Sólo te digo, sabio Moliere: conociste mucho y aprendiste mucho, pero el alma de la mujer te quedó grande. El espacio es infinito y en él... yo también puedo volar.

                                                         _______________