De: Cristian Annicchiarico

Enviado: Martes 03 de Agosto de 2010  11:15
Asunto: Texto para el taller literario

Hola, soy Cristian Annicchiarico. Vivo en La Plata y, navegando por la vasta Internet, me topé con su página.
Mando algo de mi autoría con la esperanza que lo pueda revisar y orientarme en este hermoso camino que es la escritura.

-----------------------------

Versión corregida:

 

           Tu cielo

 

  Lloré sobre tu cielo,

sobre la falsa gloria de tenerte.

Equivoqué los pasos, retrocedí el camino,

jugué al olvido y conseguí derrotas.                 

 

  Borré tus ojos de mis días futuros,                 

pero una noche                                              
de silencios y llantos

bordé tu nombre en la almohada de mis sueños.   

 

  Y mucho antes de huir hacia otros cielos                                           

envolví mi corazón con harapos de destierro   

y vestigios de aquel cielo primero                                                                                                                   

que en mis sueños había creído eterno.           

 

-----------------------------

Versión original:

 

          Tu cielo

 

      Llore sobre tu cielo,
      sobre la razón y la falsa gloria de tenerte.
      Equivoque los pasos, retrocedí el camino,
      jugué al olvido y obtuve derrotas.

     Borre tus ojos de mis días por venir
     pero una noche de silencios y llantos
     borde tu nombre sobre la almohada
     de todos mis sueños.

    Y, mucho antes de huir
    a otros cielos,
    envolví mi corazón
    con harapos de destierro
    Y vestigios de aquel cielo
    Que creí eterno.

Correcciones:

Se modificaron signos de puntuación: acentos, punto, algunas comas faltantes y sobrantes.

Al estar distribuido en distintas líneas el texto aparece visualmente como un poema en versos libres, es decir, sin métrica ni  rima determinadas.

Por la ausencia de estas restricciones el verso libre aparenta ser más fácil de escribir que el que está encuadrado en una forma estrófica determinada, pero requiere de otros aspectos para que se manifieste lo poético: Además de la calidad de su contenido, lo que convierte una prosa en un poema es el ritmo que surge de la sucesión de sus sílabas: la alternancia de vocales y consonantes, las pausas de la puntuación y la acertada distribución de aliteraciones, sinalefas, hiatos, diéresis y sinéresis.

En conjunto estos elementos permiten que el lenguaje fluya de un particular modo, acompasado y armónico, que es característico del ritmo poético. Por esta causa, tanto el ritmo como la rima deben ser evitados cuando se escribe un texto en prosa, porque la regularidad de los sonidos es un rasgo privativo del poema, y su aparición inesperada llama de inmediato la atención del lector y produce su extrañeza.

En los versos de "Tu cielo" se han omitido –deliberada y legítimamente– la métrica y la rima, por lo que se requiere que su ritmo esté particularmente cuidado.

Como ejemplo didáctico –sin pretensión de imponerlo al autor, pero reiterando que los textos de un taller literario no son obras concluidas sino ejercicios de aprendizaje– se detalla a continuación el motivo de las correcciones –sobre todo rítmicas– que aparecen en la versión corregida:  

    Tu cielo

 

Lloré sobre tu cielo,                                           (Acento en "Llore", y más abajo en "Borre")  

sobre la falsa gloria de tenerte.                          (Se quitó "la razón y" para alivianar el verso)

Equivoqué los pasos, retrocedí el camino,         (Acento en "Equivoque". Como los anteriores, su falta causa anfibologías)

jugué al olvido y conseguí derrotas.                    (En vez de la palabra grave: "obtuve", el ritmo requiere:"alcancé", "sólo hallé",                                                                                                  "encontré", "conseguí", u otra palabra aguda)

 

Borré tus ojos de mis días futuros,                     (En vez de "por venir", porque el ritmo requiere aquí un acento grave)

pero una noche                                                 (Dividiendo el verso en dos se da más fuerza a su contenido) 
de silencios y de llantos                                     (La reiteración de "de" es gramaticalmente más correcta, y mejora el ritmo)  

bordé tu nombre en la almohada de mis sueños ("en", en lugar de "sobre", para conservar el ritmo)

 

Y mucho antes de huir                                      (La división de este inciso en dos versos es innecesaria porque no agrega sentido) 
hacia otros cielos,                                             ("
hacia"en vez de "a", porque el ritmo requiere una sílaba más)

envolví mi corazón con harapos de destierro.    (Uniendo los dos versos se resuelve más netamente la tensión de la estrofa)

y vestigios de aquel cielo primero                      (Se agregó: "primero", para que "cielo" no se repita como final de verso, y                                                                                                 para mantener el ritmo)

que en mis sueños había creído eterno.             (El verbo no debe ir en pretérito indefinido: "creí" sino en pluscuamperfecto:
                                                                                                "había creído". Se agregó el giro: "en mis sueños" –u otro semejante– para                                                                                                 conservar el ritmo. Los dos versos finales no llevan mayúscula porque la estrofa
                                                                                                es una sola oracion. )  

                                                                                             Volver arriba
                                                                                   Volver a Textos enviados
                                                                                  Volver a la Página Principal